Por seis votos contra cinco, el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil determinó que los condenados en segunda instancia deben estar en libertad hasta que se agoten todas las instancias judiciales para confirmar su sentencia o dictaminar su inocencia. Este fallo permitirá que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva –y otros cinco mil detenidos que se encuentran en iguales condiciones– pueda pasar el resto de su proceso judicial en libertad.

Los abogados de Lula deberán presentar la solicitud para la libertad del expresidente.

Tras la decisión, el presidente del bloque de diputados del Partido de los Trabajadores (PT), Paulo Pimenta, tuiteó: «¡La Constitución ha ganado! El presidente @LulaOficial recuperará su libertad, que NUNCA debería habérsele quitado. Ahora es cuestión de tiempo que cumpla nuestro deseo de ver a #LulaLivre otra vez!».

En la misma línea, la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, aseguró: «STF hoy fortaleció la democracia y la Constitución, amenazada por el gobierno de extrema derecha. También reconoció, después de 1 año y 7 meses, que Lula fue encarcelado ilegalmente. La crueldad termina aquí. Seguiremos luchando por la justicia, que es la anulación de la sentencia de Moro. La verdad ganará».

También el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, festejó la decisión de la Justicia de Brasil y señaló a través de Twitter: «El Supremo Tribunal Federal de Brasil ha decidido que las condenas a prisión solo son ejecutables una vez que hayan quedado firmes. Es lo mismo que venimos reclamando en Argentina desde hace años. ¡Valió la pena la demanda de tantos! ¡#LulaLivreAmanhã!».