Desde el área de diagnóstico por imágenes del Hospital Garrahan realizaron ayer un paro ante la crítica situación laboral que viven, por las condiciones de trabajo insalubres y por la pérdida a nivel salarial. Denuncian que en los últimos años, según un registro interno, más del 60% de las trabajadoras de radiología perdieron sus embarazos.

El pedido es a los gobiernos nacional y porteño, ya que es financiado en un 80% por Nación y en un 20% por CABA.

«Las condiciones de insalubridad no son reconocidas y las y los trabajadores están categorizados como administrativos»

«El 60 por ciento de las trabajadoras de este sector perdieron su embarazo porque las autoridades designadas por el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, no cumplen la normativa que debe proteger nuestra salud y la de los pacientes», aseguró en un comunicado la Asociación Civil y Gremial de Profesionales y Técnicos, gremio interno del hospital, que llevó a cabo un paro de 8 a 20 hs. Solo se atendieron urgencias.

Advierten que las condiciones edilicias y de las salas son precarias y que no se hacen los controles de salud para detectar enfermedades producto de la radiación. «De las tres salas de radiología, solo funciona una. Los equipos son obsoletos, funcionan mal y se descomponen periódicamente. Hay que disparar tres veces para sacar una placa y se forman esperas de pacientes de más de tres horas. Así exponemos a los pacientes y a nosotros a mayor radiación», dijo a Contexto Norma Lezana, titular del sindicato.

La entidad también señaló que no reciben los elementos de protección ante la radiación, como chalecos y guantes plomados.

Otro factor del reclamo es que el hospital no cumple con los aportes por insalubridad. «Las condiciones de insalubridad no son reconocidas y las y los trabajadores están categorizados como administrativos. Todo esto detonó cuando dos de nuestras compañeras se querían jubilar pero se enteraron que no tenían los aportes hechos y que las condiciones de insalubridad no estaban reconocidas por el hospital. Desde ahí se averiguaron los problemas de salud y las deficiencias que todo esto provocó», afirmó Lezana.

«Advierten que las condiciones edilicias y de las salas son precarias y que no se hacen los controles de salud para detectar enfermedades producto de la radiación»

Desde el gremio presentaron una denuncia ante las autoridades y esperan respuestas a la serie de demandas. Hasta ayer no habían tenido indicios de avances. Reclaman también que se «reconozca el título de Licenciatura en Bioimágenes».

El panorama más general del hospital es complejo. Las y los trabajadores que pararon denuncian «deterioro salarial y falta de un plan estratégico y presupuestario». Agregaron que «se desconoce el estado financiero del hospital, deterioro edilicio, un amparo en curso por las vacantes en nuestro jardín maternal para los hijos recién nacidos de las trabajadoras, dotación insuficiente de personal para sostener la calidad de atención y sin protocolo para prevenir y erradicar la violencia de género».