Al mismo tiempo que transita el camino a dejar el cargo de gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal decidió avanzar sobre el ya deteriorado Ministerio de Gestión Cultural con un nuevo decreto que modifica la estructura de la entidad, con serios efectos en varias áreas clave. Sectores fundamentales como el Archivo Histórico de la provincia o la Dirección de Bibliotecas serán desjerarquizadas, así como también se afectan espacios dependientes del Teatro Argentino.

La medida, sellada en el Decreto 1345/19, impacta sobre las áreas de Promoción Literaria, Promoción de Derechos Culturales y Asistencias Artísticas del ministerio a cargo de Alejandro Gómez. En el caso del Archivo Histórico y Bibliotecas, ambas entidades pasarán a depender de la Dirección Provincial de Museos y Preservación Patrimonial, dos áreas nuevas.

vidal decidió avanzar sobre el ya deteriorado Ministerio de Gestión Cultural con un nuevo Decreto que modifica la estructura de la entidad.

El cambio significaría una fuerte reestructuración de jerarquía política para el Archivo y la Biblioteca que, de manera consecuente, afectaría en las eventuales partidas presupuestarias y estructuras para esas áreas. Desde el sector observan esto como un fuerte golpe al patrimonio histórico del Archivo, en funciones desde 1925. Cabe destacar que el Archivo Histórico «Ricardo Levene» posee material original que se remonta al período colonial y una biblioteca de más de 13.000 ejemplares.

«Esto forma parte de un proceso iniciado en 2017, que fue en sintonía con un ajuste general impulsado por el macrismo. Si bien no va a haber una desaparición del Archivo Histórico, lo que sí se hace es subordinar su jerarquía política y delegarla a la Dirección de Museos y Preservación Patrimonial. Esto le resta autonomía y su autoridad política, lo cual va a repercutir sin dudas en las actividades de fomento y presupuesto», explicó a Contexto Guillermo Clarke, quien supo desempeñar el cargo de director de la institución entre 2011 y 2015.

En tanto, desde el bloque de diputados y diputadas provinciales de Unidad Ciudadana, presidido por Florencia Saintout, ya lanzaron un comunicado de rechazo a esta decisión, que calificaron como un «riesgo para el patrimonio de los y las bonaerenses» ya que desjerarquiza «lo más importante que tiene un pueblo, que es su cultura y su identidad».

En cuanto al Teatro Argentino, se plantea que se «supriman» las direcciones de Prensa, Escenotécnica, Académica y Artística, entre otras. Asimismo, se suprime también la coordinación de la TAE Escuela y la dirección del Centro de Experimentación (TACEC).

«Esto le resta autonomía al Archivo y su autoridad política, lo cual va a repercutir sin dudas en las actividades de fomento y presupuesto»

Por este motivo, los trabajadores del Teatro mantuvieron ayer una reunión con autoridades para conocer detalles técnicos sobre esta maniobra. Según supieron «de palabra», los cambios del decreto son meras «formalidades» que no pondrían en riesgo puestos de trabajo ni funcionamiento de las áreas.

«Hay un anexo donde, a simple vista, define la ‘supresión’ de áreas para que pasen todas a la órbita de la Dirección Artística del Teatro Argentino, pero al mismo tiempo crea el resto de las direcciones de la estructura del Teatro. Por lo tanto, se trata de un simple cambio de denominaciones. Lo que no entendemos es de qué manera se discutieron y consensuaron estas modificaciones», dijo a Contexto Julio Ricciardi, referente de ATE en el Teatro Argentino.