El Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) dejó sin efecto el convenio con la Agremiación Médica Platense (AMP) y hay incertidumbre para 300 mil afiliados de La Plata y de Ensenada. La obra social envió un preaviso a la agremiación y por los próximos sesenta días deben mantenerse las condiciones de prestaciones que rigen actualmente. Durante este plazo, ambas partes podrán llegar a un acuerdo. Si en este plazo no se soluciona el conflicto, podrán implementarse modificaciones en las condiciones de cobertura médica. Desde IOMA explicaron que el conflicto alcanza a quienes forman parte de la Concertación de Entidades Médicas de la provincia de Buenos Aires (Cemibo) en la región, que reúne a más de 7.000 médicos y atiende a unos 700.000 afiliados en toda la provincia de Buenos Aires. 

Jorge Varallo, presidente de la AMP, manifestó que su «intención es continuar brindando la prestación. De hecho, no existe otra posibilidad que la de que los 4.500 médicos que componen la Agremiación Médica Platense sean los que hagan la prestación. Es imposible traer esa cantidad de médicos para atender a todos los afiliados de La Plata».

Jorge Varallo (presidente de la AMP): «No existe otra posibilidad que la de que los 4.500 médicos que componen la Agremiación Médica Platense sean los que hagan la prestación. Es imposible traer esa cantidad de médicos».

Por la cantidad de afiliados que tiene IOMA en la región, los profesionales de la salud tienen un alto porcentaje de su actividad vinculada a la obra social bonaerense de los trabajadores del Estado. Varallo supone que IOMA no quiere cumplir el convenio y que por este motivo optaron por la suspensión hasta la asunción del nuevo gobierno bonaerense. 

En septiembre hubo un aumento en los bonos de consulta: para las categorías B y C, a 190 y 290 pesos, respectivamente. Posteriormente, el diferencial para consultas con médicos jerarquizados ascendió a 350 pesos para las categorías B y a 495 pesos los bonos C para afiliados obligatorios. Para los voluntarios los precios son más caros: el bono B se eleva a 370 pesos y el bono C a 525 pesos. Los profesionales sostienen que el convenio que firmaron en 2017 tiene cláusulas que permiten subir los precios de los copagos que deben afrontar los jubilados.

Varallo también habló de la importancia de «jerarquizar la actividad» para lograr un sistema más justo «sin pensar en un criterio economicista de la salud». En esta línea, el representante de AMP sostuvo que irán por «un sistema más justo y un sistema de defensa de la actividad del médico». Esta noche habrá una reunión en la AMP para conversar acerca de este tema.