Desde el gremio ATE denuncian que la Municipalidad de La Plata despidió a dos trabajadoras de limpieza, una de la secretaría de Salud y otra del vacunatorio municipal de 55 e/ 18 y 19. Advierten que en el primer caso responde a una “persecución política” porque la despedida es delegada del gremio y se produce en el marco de las protestas por aumentos salariales y pase a planta permanente de contratados.

“Las dos trabajaban como contratadas, desde hace diez y cinco años. Las despidieron sin que haya ocurrido nada extraño en sus trabajos”, dijo a Contexto Luis Gallizzi, de la junta interna de delegados de ATE en la Comuna. Añadió que ambas debían pasar a la planta del personal, según correspondía, y que los despidos podrían alcanzar tres casos más. “El intendente de La Plata Julio Garro persigue, despide y continúa manteniendo la precarización laboral. Luego de las elecciones se comenzó a despedir a trabajadores que reclaman por sus derechos”, sostuvo el sindicato en un comunicado.

“El intendente de La Plata Julio Garro persigue, despide y continúa manteniendo la precarización laboral»

Los reclamos son por mayor suba de salarios y pase a planta. Los municipales acarrean una pérdida de quince puntos del 2018, producto del incremento del 32% para todo ese año que quedó por debajo de la inflación del 47,6%. Para este año recibieron un aumento del 29%, mientras que en los primeros nueve meses el IPC alcanzó el 37,7%.

“Los sueldos básicos no superan los 11.000 pesos y aquellos que están por jubilarse, no llegan a 23.000. Lo que pedimos es que los salarios se acerquen más a los valores de la canasta básica que mide la pobreza”, dijo el gremialista. Esos montos, a septiembre y según datos del INDEC, fueron de $34.784, los necesarios para que una familia cubra los alimentos y servicios indispensables.

«Lo que pedimos es que los salarios se acerquen más a los valores de la canasta básica que mide la pobreza”

En otro orden, desde el gremio de municipales indicaron que en el ex zoológico de La Plata –actual Bioparque en desarrollo–, los animales que allí permanecen no cuentan con alimentos, debido a que los proveedores dejaron de abastecer desde el viernes por retrasos en los pagos de parte del municipio.

“Los proveedores no entregan más comida. No queda más pasto seco, los trabajadores están usando alimento balanceado. Tampoco hay frutas, hortalizas ni carnes”, afirmó. Y añadió que los trabajadores que allí se desempeñan al cuidado de los animales no cuentan con insumos básicos de trabajo como botas y guantes.