La lucha de los frentistas de Tolosa por resguardar los espacios verdes de La Plata no culmina. Están en alerta permanente. La última acción se realizó el viernes: una protesta contra el avance de la empresa inmobiliaria Dacal, a la que apuntan por querer arrasar el predio de Avenida Antártida y 528 para levantar un complejo inmobiliario. Los vecinos demandan que se discuta de manera inmediata el proyecto de Ordenanza para la expropiación de esos terrenos de 2 mil metros cuadrados que, hasta el momento, continúa “cajoneado”.

Tras denunciar un remate irregular por parte de Provincia, la comunidad vecinal ahora exige que se “expropien las tierras” para evitar la erradicación de ese espacio verde, que ya comenzó con la tala indiscriminada de árboles en la zona. En detalle, hubo un cacerolazo en el predio con vecinos organizados, inundados de Tolosa, y otros sectores allegados reclamaron exigieron un estudio de impacto ambiental en torno a la obra.

Luego de meses de protesta y gestiones ante las áreas de Obras Particulares y Planeamiento, los y las vecinas lograron que el Municipio se comprometiera a la expropiación, pero no se concretó. “Hay un proyecto de Ordenanza con respecto a la expropiación de este terreno que se cajoneó”, sostuvo Vanesa Zaffiro, referente de la Asamblea de Inundados de Tolosa, organización barrial que encabeza la coordinación de las protestas. La apropiación de terrenos por parte de la empresa inmobiliaria fue a través de un remate donde fueron vendidos a menos de 9 millones de pesos.

Cabe recordar que, casi como un gesto político directo, la tala del predio fue retomada el día lunes posterior a las elecciones generales, que ubicaron a Julio Garro como intendente platense por cuatro años más. Empleados con motosierras se presentaron en el terreno y comenzaron a talar los árboles, y los propios vecinos acudieron a impedirlo. Se vivieron horas de tensión donde, tras talar dos árboles eucaliptos, debió intervenir la policía y el trabajo debió ser suspendido. Esa misma semana, según denuncian desde la semana, Garro sacó un Decreto Municipal que permite construir en zonas que son humedales.

“Tras las primeras protestas que realizamos en agosto, la gestión de Julio Garro nos dijo que nos quedáramos tranquilos, que la obra se iba a suspender para re discutirla. Nosotros nos quedamos tranquilos por esas palabras, en ese momento en plena campaña. Ahora vemos que un día después de las elecciones, nos despertamos con dos árboles talados”, dijo Zaffiro a Contexto, minutos antes del cacerolazo.

Luego de varias discusiones en los últimos meses con las áreas municipales de Obras Particulares y Planeamiento, los frentistas recibieron la palabra de compromiso de la Comuna para concretar la ordenanza de expropiación. “El propio concejal Mor Roig nos negó en su momento que existiera algún tipo de riesgo hídrico en la construcción sobre esos predios. Primero dijeron que iban a hacer casas y después vimos que empezaron a construir locales para comercio”, agregó Zaffiro.

Vale recordar que la noticia respecto de la subasta de los casi 2 mil metros cuadrados de esta zona de Tolosa salió a la luz a comienzos del año pasado, apenas informada por algunos medios locales. Con el correr de los meses, los frentistas comenzaron a impulsar acciones para alertar sobre los riesgos ambientales de esta medida que, según indican, aumentaría el riesgo de inundación en la zona. Los primeros indicios de obras se dieron en abril de este año.