Mientras se palpita la jornada electoral que este domingo puede torcer el rumbo político del país de manera crucial, el macrismo en la ciudad de La Plata vuelve a ubicarse en el centro de las controversias. Es que la representación local de Juntos por el Cambio, encolumnada detrás del intendente Julio Garro, fue denunciada por violar la veda electoral vigente desde el viernes en la mañana.

Así lo evidenció un video que se hizo viral en las redes sociales, donde se observan militantes de Cambiemos repartiendo boletas, en plena vigencia de la normativa que prohíbe las actividades proselitistas de aquí al lunes. Lo llamativo es que, según denuncian en la filmación, esas boletas no eran de Garro sino del Frente de Todos, aunque apócrifas.

La maniobra ya había sido replicada en otros distritos, como es el caso de Ramallo, donde el intendente Mauro Poletti denunció en las redes sociales que el macrismo estaba repartiendo boletas del Frente de Todos correspondientes a las PASO, con el objetivo de confundir a los vecinos y lograr que voten con boletas ilegítimas para los comicios de este domingo.

En el caso de La Plata, fue publicado un video donde se observa cómo, durante el mismo viernes de veda, un local de Juntos por el Cambio despliega sus materiales de campaña en la vía pública. La situación es tan visible que el mismo vecino que graba el video se acerca a los militantes de Julio Garro a preguntar por qué están haciendo campaña el mismo día de la veda.

No es la primera vez que el intendente de La Plata es acusado de apelar a maniobras ilegítimas en temporada electoral. Ya en su primera campaña política de 2015, una presentación ante el juez federal con competencia electoral, Laureano Duran, denunciaba una práctica ilegal por parte del entonces candidato a intendente. La denuncia surgió a raíz de una solicitada con clara connotación electoral publicada en los diarios locales el sábado anterior a la elección.

En las últimas semanas, en tanto, fue conocida la aparición de una presunta ONG denominada Platenses De Pie, cuyo objetivo fue atacar a la candidata del frente de Todos, Florencia Saintout, con trolls en las redes sociales y afiches en las calles. En solo seis días, la organización publicó nueve videos boicoteando a Saintout y llamando a los votantes a cortar boleta. El Partido Justicialista de La Plata debió salir a denunciar el accionar de esta entidad que calificaron como «trucha y cuasi clandestina».

Asimismo, la propia gobernadora María Eugenia Vidal también fue acusada de violar la veda electoral durante las PASO de este año. Esto fue a causa de un spot que lanzó en la TV Pública cinco día antes de lo permitido por la ley. La legislación bonaerense establece que la publicidad electoral en la provincia de Buenos Aires arranca treinta días antes de las elecciones primarias y continúa hasta 48 horas antes de los comicios. Vidal lanzó su campaña cinco días antes que sus adversarios y, además, en un momento de pleno rating debido a la transmisión de la Copa América que se desarrollaba ese día.