El sindicato Suteba pidió que el gobierno bonaerense aplique de modo mensual la cláusula gatillo, que actualmente es trimestral, para ajustar los salarios al avance de la inflación. Para eso exige que el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, convoque a la comisión técnica.

El reclamo comprende a todos los gremios que componen el Frente de Unidad Docente (Suteba, FEB, Udocba, Amet y Sadop), que llegaron a un acuerdo paritario con el gobierno a fines de marzo, donde pactaron una cláusula trimestral. La actual demanda responde a la devaluación que permitió el gobierno de Mauricio Macri en agosto, que impactó en los salarios y disparó la inflación, que en septiembre fue de 5,9%, la más alta del año.

«Vidal dice ‘te escuché’, pero después no atiende los reclamos salariales», dijo a Contexto María Laura Torre, secretaria adjunta de Suteba, quien añadió que la gobernadora mantiene un «silencio absoluto» ante la problemática salarial.

Torre: «Vidal dice ‘te escuché’, pero después no atiende los reclamos salariales».

La última vez que la gestión de María Eugenia Vidal actualizó los salarios a la inflación oficial que mide el INDEC fue en septiembre. Los gremios piden que la nueva mejora sea en noviembre, y no a fin de año como prevé el acuerdo que firmaron previo a la devaluación.

Leer también: La UNLP advierte por la falta de alimentos en los comedores

Torre también puso sobre la mesa otros reclamos «urgentes», como la mejora de la condición edilicia de las escuelas y la falta de cupos y aumentos significativos en los comedores escolares. Este invierno, en distintos puntos de la provincia fue común la suspensión de las clases por la falta de calefacción, debido a las fallas o directamente ausencia de instalaciones adecuadas de gas.

En el caso de los comedores escolares, Vidal, en el marco de sus anuncios de medidas luego de su derrota en las PASO, aumentó los montos de los cupos apenas en un 20%. Las comunidades educativas, los sindicatos y la oposición le señalaron que es insuficiente mientras la inflación es alta y aún mayor en los bienes alimenticios.

En los últimos meses, los sindicatos se presentaron personalmente a través de sus dirigentes en el Ministerio de Trabajo y en la Dirección General de Cultura y Educación, donde dejaron notas para insistir en el reclamo, pero no hubo eco en los funcionarios de María Eugenia Vidal.