En los comedores, merenderos y copas de leche de La Plata escasean los alimentos para los niños y niñas, en calidad y cantidad, en el marco del empobrecimiento de las familias sobre todo en los barrios de la periferia. Así lo señala un informe del Consejo Social de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), elaborado en base a un relevamiento en 155 sitios de distribución de alimentos (SDA) donde comen cada día niños y adolescentes y, en menor medida, adultos que no pueden acceder a la alimentación diaria por sus propios medios.

En el 100% de los casos se comprobó la insuficiencia de alimentos «frescos», esto es, carnes, frutas y verduras. No es tan apremiante la demanda de aceites, harinas, arroz, legumbres y leche.

«En todos los productos se aprecian porcentajes significativos de SDA que dan cuenta de cantidades insuficientes de alimentos recibidos, destacándose justamente los frescos donde prácticamente el 100% de los SDA considera que los recibos de estos alimentos son insuficientes», destaca el estudio.

El informe se realizó en base a una comparación con otro informe similar hecho el año pasado. En ese lapso, sostiene que en un 90% de los casos aumentó la cantidad de asistentes a los comedores, en un 10% se observó estabilidad y en ningún caso disminuciones. Asimismo, el 67% de los SDA se creó en los últimos tres años. Ambos datos coinciden con la profundización de la crisis social y el empeoramiento de los indicadores de pobreza y desempleo que mide el INDEC. Mientras, las organizaciones sociales esperan que el gobierno ponga en práctica la ley de emergencia alimentaria que aprobó el Congreso un mes atrás.

El informe sostiene que en el lapso de un año, en el 90% de los casos aumentó la cantidad de asistentes a los comedores.

La UNLP remarca la problemática del empleo como situación que explica la alta asistencia de personas a los comedores. Apunta que en La Plata, según los datos del INDEC, «la población con problemas de empleo (desocupada, ocupada demandante de empleo, que incluye la subocupada demandante de empleo) ascendía en el segundo trimestre de 2019 al 33,3% de la población económicamente activa, unas 145.000 personas. Este porcentaje supera al promedio nacional que se encontraba en el primer semestre del año en un 28,9%».

Leer también: La UNLP presenta un informe sobre la pobreza en La Plata

En su mayoría, estos comedores y merenderos son gestionados por organizaciones sociales y otras instituciones que integran el Consejo Social de la UNLP. La mayor proporción se encuentran en Melchor Romero, seguido de Olmos, Villa Elvira y San Carlos.

La gestión de los comedores por parte de las organizaciones sociales responde a la falta de respuestas del Estado a nivel nacional, provincial y local. En este sentido, remarcan que el estudio anterior «fue puesto a disposición, previamente a su presentación pública, de las autoridades del Centro de Referencia local del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires y de la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad de La Plata, que en ningún momento abrieron vías de diálogo para abordar la temática».

«Numerosas organizaciones sociales se han ocupado de una demanda creciente de alimentación por parte de un número cada vez mayor de habitantes, debiendo dar respuestas a la misma mediante diferentes estrategias de obtención de alimentos y de elaboración de los mismos, en el marco de una provisión insuficiente de recursos por parte de los organismos públicos con pertinencia en la cuestión».

Los alimentos son provistos por el Ministerio de Desarrollo Social, tanto nacional como de la provincia de Buenos Aires, y por la Municipalidad de La Plata. Las donaciones y el trabajo comunitario buscan compensar la insuficiencia

«Es ineludible la responsabilidad del Estado en el incremento de las acciones orientadas a abordar la problemática alimentaria de la región y en proponer y ejecutar soluciones de conjunto con las organizaciones sociales», concluye el informe.