Por Pablo Pellegrino

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) difundió el jueves el informe sobre la utilización de la capacidad instalada de la industria que se contrajo en agosto y registró un descenso hasta el 60,5%. 

Respecto al mismo mes del año pasado, significa una caída de 2,5 puntos porcentuales frente al 63% que había marcado en agosto del 2018. El rubro más afectado continúa siendo el automotriz, que en ese período tuvo más de la mitad de su capacidad operativa frenada (56,5% de capacidad ociosa). Ese sector en particular se ubicó 13,8 puntos porcentuales por debajo del registro de agosto del año pasado. 

El rubro más afectado continúa siendo el automotriz, que en ese período tuvo más de la mitad de su capacidad operativa frenada (56,5% de capacidad ociosa).

Un dato no menor de ese sector es que, junto con la industria metalmecánica, no lograron romper el techo del 60%, con mínimos que llegan al 15% de utilización de la capacidad instalada. 

«Los bloques sectoriales que presentan, en agosto de 2019, niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general son industrias metálicas básicas (81,8%), refinación del petróleo (79,8%), papel y cartón (73,4%), productos minerales no metálicos (71,9%), productos del tabaco (64,6%) y productos alimenticios y bebidas (63,3%)», destaca el informe del Indec. 

Leer también: Aumentó la pobreza y en el Gran La Plata afecta a más de 280 mil personas

«Los bloques sectoriales que se ubican por debajo del nivel general de la industria son productos textiles (58,8%), edición e impresión (57,9%), sustancias y productos químicos (51,6%), productos de caucho y plástico (50,2%), la industria metalmecánica excepto automotores (47,5%) y la industria automotriz (43,5%)», agrega. 

Los números de la industria son francamente preocupantes desde hace, por los menos, un año, luego del estallido de la crisis cambiaria y financiera a principios de 2018. Sin embargo, el promedio anual de los registros en los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri no son buenos. 

En esa línea, los primeros ocho meses de 2019 reflejan un promedio de utilización de la capacidad instalada cercano al 59,5%. En 2016 la media del registro había sido 64%, en 2017 fue de 64,5 y 63,8 por ciento en 2018. 

El INDEC también difundió el informe sobre el consumo de servicios públicos que evidenció una baja de 2,8% respecto al mismo mes del año pasado. 

En julio de 2019 la demanda de energía eléctrica, gas y agua registró una caída de 2,7%; la recolección de residuos tuvo una contracción de 8,7%; los vehículos pasantes pagos por peajes se contrajeron 0,4%; asimismo, el servicio de correo postal tuvo una disminución de 2,0%; mientras que el sector de telefonía registró un descenso de 3,4%. 

Los únicos servicios que registraron subas interanuales fueron los transportes de pasajeros y cargas, con 0,2% y 12,7% respectivamente.