Por Ramiro García Morete

Una de las bandas más intensas en vivo celebra, precisamente, un nuevo año de vida. Y nada menos que quince. Los primeros quince, como bien aclaran. Tras un festejo en CABA, esta vez la cita será de local el 18 de octubre desde las 18 hs en el Galpón de las Artes (71 e/ 13 y 14). Y a sabiendas de la coyuntura económica, la entrada será libre y gratuita. No solo eso: la banda estará juntando alimentos para colaborar con el Hogar Pantalón Cortito del barrio San Carlos y la organización Lxs chicxs del pueblo, que articula la distribución de alimentos y recursos para doce comedores y merenderos en toda la periferia de La Plata. Cabe aclarar que abrirá el evento Percusión La Plata, que luego se presentarán «amigos invitados» y que Se Va el Camello subirá a escena a las 21 hs. De cara a lo que promete ser una velada inolvidable, Tomás Rusconi (voz y guitarra) repasa el camino recorrido a través de quince ítems.

  1. Primer recital.
    La primera vez que tocamos fue en una casa particular, en el contexto de un cumpleaños. El Pebi no tenía bajo así que se las arreglaba con una vieja Strato negra. Le cortábamos las frecuencias medias y agudas y así zafábamos [risas]. Lo único que queríamos era tocar. Fue la noche previa a la tragedia de Cromañón. Sin duda nuestros comienzos estuvieron muy condicionados por aquel hecho lamentable, por las medidas que se tomaron a raíz de lo que pasó y por cómo se estigmatizó a las bandas de rock y a su público.
  1. Último recital hasta la fecha.
    Fue en El Emergente de Almagro. Una producción propia e independiente por el festejo de los quince años de la banda. Si bien descontamos que el festejo fuerte sería acá en La Plata, decidimos festejar primero ahí porque nos pareció un lugar neutral para la gente por su ubicación, abrir un poco el juego y de a poco hacernos fuertes en el circuito de bandas de capital.
  1. Lugar más raro en el que tocaron.
    Cuando salió nuestro último trabajo discográfico, Círculo Eléctrico, armamos un show íntimo para la prensa y un poco de público en el Club Cultura de La Plata. Se nos ocurrió ubicar el escenario en el centro del recinto; cerraba justo con el concepto del círculo y la energía concentrada al centro. Estábamos rodeados por la gente y fue una experiencia muy hermosa.
  1. Mejor o mejores conciertos que recuerden.
    Hicimos lindas producciones y participamos de grandes recitales y festivales a lo largo de estos quince años. Recuerdo muchos, como nuestra primera producción propia en un club de barrio como El Fortín de Zona Sur, o como el festejo por los cuatro años de la banda en Club de Rock (ex Vedette Cultural) donde agotamos su capacidad. Pero uno más de acá que tengo bien presente fue la presentación de Círculo Eléctrico en La Plata. Hacía rato que no tocábamos en la ciudad y volver con lo nuevo fue muy lindo.
  1. Peor concierto o en el que salió todo mal.
    Aquel que no llegó a comenzar por la violencia que ejerció para con nuestro equipo la gente encargada de la seguridad del mítico Museo Rock, hace ya unos cuantos años.
  1. La canción que más tocaron o tocan desde el principio.
    «Diagonales». La gente la espera en cada show.
  1. El disco propio preferido.
    Sin dudas Círculo Eléctrico. Porque es el que mejor suena, porque contiene composiciones propias de todos los integrantes, porque refleja la banda tal cual es en su formación y porque la muestra como nosotros la sentimos. Ni hablar del trabajo que le pusimos al formato físico y lo que significa para nosotros la obra en su totalidad: un tesoro.
  1. Lo más lindo o emotivo o raro que un seguidor haya hecho por ustedes.
    Muchas cosas muy lindas. Que recuerde últimamente, hace poco llegamos a una prueba de sonido en Rosario y nos encontramos con el Pato Parra, un pibe de zona sur del conurbano bonaerense. Le preguntamos: «¿Que hacés acá? ¿Con quién viniste?». El loco salió solo y con lo puesto. Estaba en remera, sin mochila ni nada. Salió de su casa, se tomó un par de micros y nos fue a ver. Lo único que lo preocupaba era llegar al día siguiente a ver a la banda de su barrio y de sus amores, La Garufa Rnr. A veces no nos damos cuenta lo que significa lo que hacemos para el otro. Ese momento nos hizo caer en la cuenta.
  1. Un sueño que hayan cumplido con la banda.
    Yo creo que viajar, conocer gente, músicos, pisar grandes escenarios, grabar discos, videoclips, básicamente tener una banda de rock; es lo que soñamos siempre. Hacer un disco en Estudio del Abasto con Álvaro Villagra podría ser uno más puntual, porque siempre escuchamos los discos que se han hecho ahí y que produjo Álvaro. Nos encanta cómo suenan, sobre todo las baterías, es por eso que lo elegimos. Por suerte tuvimos la chance y la disfrutamos mucho… el resultado de esa experiencia es eterno y se llama Círculo Eléctrico.
  1. Un verso propio favorito o que los identifique.
    «No hay final si seguís», de la canción «No Hay Averno». Es una frase bastante actual que se explica sola.
  1. Los discos que suenan cuando van a tocar.
    Somos muy variados: por lo general arrancamos con Pappo o La Renga para calentar motores. Últimamente estuvimos quemando mucho en los viajes el último de Don Lunfardo. Pero después somos de escuchar de todo un poco: amamos a los Beatles, somos de poner a Mark Knopfler, Zeppelin, Hendrix, Vaughan; pero cuando nos cansa el idioma le mandamos un Peteco Carabajal, Atahualpa, una negra Sosa… tenemos gustos amplios.
  1. Bandas amigas.
    Todas las que tiran siempre para el crecimiento de los pares y el desarrollo de la cultura popular. Podría nombrar muchas que hemos conocido a lo largo de estos quince años pero no quiero ser injusto si olvido mencionar alguna.
  1. Lo que se responde a la típica pregunta sobre «qué estilo toca la banda».
    Rock. Hay mucho rock, el nuestro es diverso y lleva encima mucha producción. Si me preguntás parecido a qué banda (más allá de las opiniones o las comparaciones que nos han llegado), no sabría contestar.
  1. Lo que ven al mirar hacia atrás.
    Buenos pibes y mejores amigos, que han encontrado su vocación desde muy chicos. Afortunados por eso.
  1. Lo que ven al mirar hacia delante.
    Buenos pibes y mejores amigos, que siguen saciando sus corazones con amistad, música y la felicidad de encontrarnos siempre.