A semanas de la elecciones que decidirán si la ciudad de La Plata continúa en manos de Cambiemos, los conflictos gremiales con el intendente Julio Garro no cesan. Ayer, trabajadores y trabajadoras de la Línea 147 de atención telefónica protagonizaron una medida de fuerza para denunciar la precarización laboral que han puesto en visibilidad en las últimas semanas.

«Lo que se está pidiendo es que se concreten los pases a planta temporaria o permanente de los trabajadores del sector, que hoy están en una situación de plena vulnerabilidad, trabajando por contrato a modalidad de destajo en un trabajo que se está todo el día, todos los días de la semana», dijo a Contexto Ariel Picotto, subsecretario del gremio municipal platense SOEMLP y delegado de la Línea 147, en el marco del piquete que se realizó en las inmediaciones de 119 y 32.

«estamos pidiendo que se concreten los pases a planta temporaria o permanente de los trabajadores del sector, que hoy están en una situación de plena vulnerabilidad»

Con un total aproximado de sesenta trabajadores, la Línea 147 llevó adelante jornadas de asamblea permanente durante veinticuatro días, donde realizaron retenciones de tareas en los diferentes turnos en que se desarrolla la guardia de la línea telefónica. Los turnos de atención a la línea vecinal son de 8 a 14 hs, de 14 a 20, de 18 a medianoche, y de medianoche a 8 de la mañana.

Leer también: Los sindicatos municipales apuntan a Garro y agudizan las medidas de fuerza

«Los contratos no tienen aguinaldo, cobertura médica, salario familiar, no tiene asignación familiar. Ningún beneficio que tendría un trabajador de planta. Hay gente que está hace tres años, tres años y medio bajo esta modalidad», expresó Picotto. Cabe destacar que, cuando los trabajadores comenzaron a organizarse con medidas de fuerza, recibieron «amenazas de despidos» dirigidas a quienes acataran las medidas.

«Los contratos no tienen aguinaldo, cobertura médica, salario familiar, no tiene asignación familiar. Ningún beneficio que tendría un trabajador de planta. Hay gente que está hace tres años»

«No ha habido respuestas concretas por parte del Municipio. Por eso llevamos adelante este tipo de medidas de fuerza. Obviamente también hay aprietes, amenazas, nos dicen que nos van a echar a todos. O, por otro lado, lo quieren resolver con plata, con estos bonos que ahora viene a dar el gobierno», dijo Picotto, y agregó: «Lo cierto es que tenemos muchas obligaciones y pocos derechos. Esto es algo que se debería haber resuelto hace rato».

Leer también: Crecen las denuncias por quema de basura y desatención de la gestión de Garro

Los trabajadores de la Línea 147 no fueron los únicos que esta semana apuntaron contra la gestión de Julio Garro. Las trabajadoras de la Dirección de Políticas de Género y Diversidad de la Comuna, junto a las empleadas del Instituto Provincial de Género y Diversidad, realizaron una jornada de reclamo en 7 y 50 para exigirles al intendente y a la gobernadora Vidal mayores recursos y mejores condiciones laborales.

«Las condiciones de trabajo son muy precarias a nivel salarial, como así también las condiciones edilicias del lugar y las condiciones básicas de mantenimiento de una casa donde las mujeres viven día a día. Hay veces que no hay alimento y tampoco hay condiciones de seguridad», explicó Erica Piccone, delegada de ATE en el sector.