En el Teatro de la Universidad, este jueves se estrenó Nosotras decimos, nosotras hacemos, la crónica documental de TV Universidad sobre la lucha de las beneficiarias del Ellas Hacen.

Dirigido por Gustavo Alonso, el documental pone el foco en las viviendas que construyó un grupo de mujeres en el marco del ex Ellas Hacen (hoy Hacemos Futuro), que tras el desmantelamiento del programa quedaron abandonadas a pesar de que muchas ya estaban terminadas.

El programa Ellas Hacen llegó a La Plata en 2013, tras la inundación del 2 de abril. Allí, las beneficiarias, además de tener un espacio de contención, aprendieron técnicas de construcción. Así construyeron sus viviendas durante un año y medio en un predio cercano al Hospital Alejandro Korn de Melchor Romero, donado por el Ministerio de Salud, pero a finales de 2015, con la llegada de Cambiemos al poder y de Carolina Stanley al Ministerio de Desarrollo Social, comenzaron a faltar materiales, y a principios de 2016 las mujeres fueron retiradas de la construcción y las obras se paralizaron por completo.

Muchas de las viviendas estaban terminadas, ya listas para ser entregadas, pero, abandonadas desde 2015, fueron saqueadas y tomadas en numerosas oportunidades. Mientras tanto, las mujeres que las construyeron se encuentran viviendo de prestado, afrontando alquileres impagables o en contextos de violencia de los cuales no pueden salir.
El documental nace como una iniciativa de TV Universidad, medio que siguió de cerca la lucha de las mujeres del Ellas Hacen.

«En principio fuimos a cubrir una noticia, y ahí se planteó el tema, al estar en el lugar y ver la potencia que tenía el contraste entre esas casas completamente destruidas y las compañeras desahuciadas por no poder acceder a ellas a pesar de haberlas construido, decidimos hacer algo que trascienda la noticia», explicó a Contexto, Alonso.

La crónica documental de TV Universidad recorre el predio de Melchor Romero, las viviendas arrasadas, y recoge en el lugar testimonios de las mujeres, quienes narran el proceso y el impacto del Ellas Hacen en sus vidas y dan valor al barrio construido con sus propias manos.

«Lo terrible de la situación es que eran casas terminadas y luego destruidas. No es que suspendieron un programa, impidiendo que las mujeres del Ellas Hacen, víctimas de violencia de género y damnificadas por la inundación, terminen con ese plan; no, las casas estaban perfectamente terminadas, equipadas, amobladas, y cortaron el programa y no les permitieron acceder», describió Alonso.

En este marco, el director de Nosotras decimos, nosotras hacemos destacó que el sentido del documental «es poner en circulación un reflejo de una política de Estado muy concreta».

Además, comparó la situación con la avanzada del gobierno de Jujuy en Alto Comedero, la obra de Milagro Sala y la Tupac Amaru, donde tuvo la oportunidad de filmar durante la construcción. «Vi cómo el barrio crecía, entrevisté a Milagro contando cómo construía piletas. Y cuando cambia de gobierno no solo encarcelan a Milagro y generan una cantidad de presos políticos, sino que van hacia lo simbólico: ‘no solo encarcelamos a Milagro Sala, sino que secamos las piletas, cerramos la textil’. Es todo muy simbólico. Este caso es un caso nacional, muy emblemático. A mí me sorprendió encontrarme en la ciudad de La Plata con algo que es exactamente igual», consideró Alonso.

«Te corto un programa, te sigo financiando un plan social, pero ya no vas a juntarte con nadie, ni te vas a capacitar, ni vamos a cuidar a tus hijos, ni vas a recibir asesoría legal, ni vas a acceder a las casas que solidariamente construiste. Entonces, cuando propusimos el documental tenía que ver algo que exceda la noticia, porque tampoco sé en cuántos otros lugares sucede lo mismo. También podríamos pensar que el impacto que vemos acá ha ocurrido en otros lugares del país, que es ‘cerramos el programa y simbólicamente rompemos un concepto concreto, que es el acceso a un Estado de bienestar'», describió.

En esta marco, el director de Nosotras decimos, nosotras hacemos puso el foco en la fuerza militante de las mujeres del Ellas Hacen. «Hay un colectivo muy fuerte, que se sigue reuniendo, que tiene articulación con espacios políticos reconocibles, pero acá hay un colectivo concreto, articulando, porque lo bueno que tuvo el programa llevado adelante durante el kirchnerismo fue construir organización. Entonces, les cortaron el plan, pero las mujeres quedaron organizadas».