En la noche del miércoles, el presidente ecuatoriano Lenín Moreno anunció una serie de medidas económicas que formaban parte del paquete pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según denunciaron desde el correismo, «el paquetazo económico decidido por Moreno implica, entre distintas medidas, una disminución de salarios a empleados públicos en un 20%, la intención de privatizar aportes jubilatorios y reducción de los mismos, el recorte de un día de trabajo a los empleados de empresas públicas, la quita de subsidios a la gasolina y diésel y la liberalización del valor de la misma (anuncio realizado el mismo día que decidió retirarse de la OPEP, cuando el Ecuador es un país petrolero, lo que derivará en el aumento de precios de todo tipo de bienes, servicios y transporte), así como también se anunciaron la disminución de impuestos a sectores de grandes ingresos y la eliminación de impuestos a celulares, tablets, computadoras, maquinaria, tecnología, como una especie de TLC encubierto. Les recordamos que el régimen de Moreno se encuentra negociando con el FMI y se ha endeudado en un año lo que en el gobierno anterior se endeudó en 9 años».

El pueblo ecuatoriano salió a las calles de manera masiva a protestar contra las medidas anunciadas por Moreno. La respuesta del gobierno fue una dura represión, la detención de un gran número de manifestantes y la declaración del Estado de excepción.

En el comunicado firmado por la asambleísta Gabriela Rivadeneira se explica que «dados los terribles acontecimientos vividos el día de hoy en el Ecuador a partir del anuncio de ajuste económico, social y de flexibilización laboral realizado por el régimen de Moreno, que representan un retroceso en materia de derechos sociales, económicos y con gravísimas afectaciones a los derechos humanos, el pueblo del Ecuador ha salido a las calles a manifestarse en forma pacífica y decidida ante tanto retroceso de derechos y medidas inconstitucionales de grave impacto social».

«Como en reiteradas ocasiones el régimen de Moreno ha declarado el Estado Excepción y dispuesto a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional que salgan a las calles con el deliberado propósito de reprimir y criminalizar la protesta social», sostiene el comunicado.

Luego agrega que «es importante decir que la reacción espontánea de la población a tantas medidas deliberadamente antipopulares y con efectos negativos para los más vulnerables ha sido una nueva traición al plan de gobierno que ganó en las urnas. Ante ello, la reacción de reprimir y criminalizar a los ciudadanos en su legítimo derecho de protesta provoca el rechazo absoluto de la Revolución Ciudadana, como consta en el comunicado que se acompaña».

La Bancada de la Revolución Ciudadana emitió un comunicado en el que señala que ese espacio político «rechaza la criminalización de la protesta social que ha dejado hasta el momento 19 ecuatorianos detenidos y la declaratoria de Estado de Excepción Nacional dispuesto por el presidente Moreno. Exigimos que la Asamblea Nacional se pronuncie de manera inmediata sobre esta decisión antidemocrática impuesta por este Gobierno».

«Responsabilizamos al Gobierno Nacional por los actos represivos que vulneran la integridad de los ciudadanos que ejercen su legítimo derecho a manifestarse contra estas medidas económicas», agrega el comunicado.

Y remarca: «Convocamos a los Asambleístas de todas las bancadas que, privilegiando el interés nacional y atendiendo las demandas ciudadanas de millones de ecuatorianos que están en las calles exigiendo sus derechos, se convoque de manera urgente a una sesión extraordinaria para que el Pleno de la Asamblea trate como único punto del Orden del Día el paquetazo de Moreno, la grave crisis política y la conmoción interna a la que nos ha llevado este gobierno».