Luego de que el intendente Julio Garro cerrara un acuerdo salarial con los sindicatos aliados sin rever las condiciones contractuales de los trabajadores, desde el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de La Plata (SOEMLP-FeSiMuBo) y los autoconvocados sumaron a las asambleas la retención de tareas, al tiempo que denunciaron amenazas de despidos por parte de las autoridades municipales.

El conflicto, que comenzó el mes pasado luego de que un grupo de municipales autoconvocados llamara a asamblea ante la fuerte caída del salario, sigue sumando nuevos capítulos. Tanto SOEMLP como la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se plegaron a los reclamos de los trabajadores y apuntaron al intendente Julio Garro por pactar un acuerdo salarial fuera de la mesa paritaria.

Hace dos semanas, tras reunirse con el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) y la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), Garro anunció con bombos y platillos un aumento salarial y un bono. Los autoconvocados municipales, que ya venían con una serie de asambleas, rechazaron la iniciativa, mientras que los sindicatos que quedaron por fuera de esta discusión cuestionaron al intendente duramente, no solo por lo insuficiente del aumento, sino por las altas condiciones de precarización laboral.

En este marco, SOEMLP presentó ayer una carta al Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad de la provincia de Buenos Aires, conducido por Marcelo Villegas, donde puntualizó la situación de la Línea 147, del Centro de Atención al Vecino. Allí alertaron sobre la crítica «situación laboral y contractual de los trabajadores» y advirtieron que continuarán con las medidas de fuerza con retención de tareas de seis horas, durante turnos mañana y tarde, «pudiendo extender la medida a un corte de servicio completo en caso de no haber respuesta favorable».

Según detallaron desde SOEMLP, los trabajadores de la Línea 147, ubicada en el Edificio Inteligente de 532 y 119, vienen alertando del grave deterioro del poder adquisitivo y la necesidad del pase a planta temporaria de los trabajadores destajistas. Esta categoría se encuentra en las peores condiciones laborales. Según detallaron, este último escalafón no tiene vacaciones, salario familiar ni aguinaldo.

«Los compañeros tienen un tema contractual. Es una falta de derechos lo que tienen, más que compromisos. Plantean un contrato a destajo y no los reconocen como mensualizados ni como planta permanente», explicó a Contexto Ariel Picotto, subsecretario gremial de SOEMLP y delegado de la Línea 147.

Sin embargo, lejos de obtener respuestas, comenzaron las represalias. «Responsabilizamos directamente al intendente por su falta de compromiso, sensibilidad y las amenazas realizadas a los trabajadores», apuntaron desde SOEMLP.

«Están realizando una persecución para no reconocer los derechos que los compañeros tienen», detalló Picotto, quien no descartó nuevas medidas de fuerza en caso de no haber respuestas.