El INDEC publicó el índice de pobreza del primer semestre de este año y consolidó otro record para la gestión de Mauricio Macri, que alcanzó el más elevado porcentaje de pobres de sus cuatro años de gobierno: en Argentina hay casi 16 millones de personas bajo la línea de pobreza, de los cuales 3,4 millones no llegan a cubrir la canasta de alimentos básicos y son indigentes. En La Plata, el intendente Julio Garro demostró estar alineado con la gestión nacional: aumentó la pobreza y afecta a 280 mil personas.

Según los datos oficiales, el aumento anual fue drástico: 8,1% fue el salto de la pobreza desde el primer semestre de 2018 hasta el mismo período de este año, equivalente a casi 4 millones de nuevos pobres.

La ciudad de La Plata no estuvo exenta de la suba: pasó de 28,1% en el primer semestre de 2018 al 31,9% en el mismo período de este año. La indigencia en la primera mitad del año pasado había sido de 6,2% y se incrementó en 0,3 décimas hasta los 6,5 puntos porcentuales.

a nivel país el índice de pobreza creció al 35,4% y afecta a más de 15,8 millones de personas, mientras que la indigencia trepó al 7,7% con un saldo de más de 2 millones de personas indigentes.

En la región de la capital bonaerense hay 281 mil personas que no llegan a cubrir la Canasta Básica Total, mientras que 57 mil no alcanzan a superar la Canasta Básica Alimentaria. Si se compara la estadística con el primer semestre del año pasado, en La Plata son más de 32 mil las personas que en un año pasaron a estar por debajo de la línea de pobreza.

Leer también: Aumentó la pobreza y en La Plata afecta a más de 270 mil personas

Desde el último dato publicado por el INDEC para el segundo trimestre de 2016 (después del inédito apagón estadístico que Macri instrumentó al comienzo de su gestión), durante la Administración de Julio Garro unas 74 mil personas pasaron a ser pobres.

EN LA PLATA MÁS DE 32 MIL PERSONAS PASARON EN UN AÑO A ESTAR POR DEBAJO DE LA LÍNEA DE POBREZA. EL PORCENTAJE DE POBRES PASÓ DE 28,1% EN EL PRIMER SEMESTRE DE 2018 A 31,9% EN EL MISMO PERÍODO DE ESTE AÑO.

Los encargados de intentar justificar el aumento de la pobreza fueron los ministros Dante Sica (Producción y Trabajo) y Carolina Stanley (Desarrollo Social). Explicaron que el informe del INDEC es producto de la depresión de los salarios. En esa línea, aunque reconocieron que «es un número que duele», insistieron en que los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri implicaron una mejora en las condiciones de vida, pero como la estadística en Argentina es de acuerdo con los ingresos (de pésimo desempeño en todo el período), el número es más alto.

Los datos discriminados por franjas etárias son también alarmantes: el 52,6% de los niños y niñas menores de catorce años son pobres, de los cuales 13,1% son indigentes.

La medición que realizó el INDEC fue para los primeros seis meses del año. En esa línea, recién en marzo del año que viene se conocerá la estadística correspondiente a la segunda mitad de 2019, cuando las consecuencias de la megadevaluación de agosto y su respectivo salto inflacionario se sentirán con fuerza en los números.