Pese a los intentos del gobierno de responsabilizar a la decisión del electorado en las elecciones primarias de agosto por la crisis económica, los indicadores siguen siendo desalentadores antes aún de la «incertidumbre electoral». 

Esta semana, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) difundió informes referidos a la distribución del ingreso, la deuda y el consumo. Paralelamente, la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) analizó el avance del trabajo formal en el último año y determinó que se perdió un puesto registrado cada minuto y medio.

Fueron más de 155.000 los empleados que perdieron su fuente laboral: 40 por hora, 478 por día y 14.347 por mes entre junio de 2019 y el mismo mes del año pasado.

Fueron más de 155.000 los empleados que perdieron su fuente laboral equivalentes a 40 por hora, 478 cada día y 14.347 por mes entre junio de 2019 y el mismo mes del año pasado. En sintonía con esa tendencia, los salarios experimentaron una caída de 12,6%. 

La baja sistemática del poder adquisitivo de los salarios, las jubilaciones, pensiones y asignaciones redundaron también en una distribución regresiva. Según el INDEC, la población más pobre percibe apenas el 1,3% de los ingresos, mientras que el sector más rico concentra el 30,9%. 

El coeficiente de Gini, que mide la desigualdad, donde el valor 0 es la igualdad absoluta y 1 el peor indicador, arrojó un 0,434 en el segundo trimestre de 2019. En el mismo trimestre del año pasado, la cifra había sido de 0,422, lo que implica un deterioro del 2,8%. 

Por otro lado, según el órgano estadístico, en el mes de julio volvieron a bajar las ventas en supermercados y centros de compras y acumula trece períodos consecutivos de caídas. 

En términos interanuales, la caída de las ventas de supermercados fue del 12,7%, y 9,8% fue la baja en centros de compras. Además, los supermercados recortaron en un 4,1% sus plantillas laborales.

La deuda tampoco arroja buenos augurios. En medio de las fallidas negociaciones del gobierno en Washington para destrabar el desembolso del FMI, y en el marco del «reperfilamiento» de los vencimientos, el INDEC informó: «El stock de deuda externa bruta total con títulos de deuda a valor nominal residual al 30 de junio de 2019 se estimó en US$283.567 millones, US$ 7.819 millones mayor respecto al trimestre anterior». 

En términos interanuales, la caída de las ventas de supermercados fue del 12,7%, y 9,8% fue la baja en centros de compras.

El proceso de endeudamiento inaugurado por Mauricio Macri implicó un salto de más de 112 mil millones de dólares de deuda externa bruta desde 2015, cuando totalizó poco más de 170 mil millones. 

Desde que los mercados internacionales se cerraron el año pasado en medio de la crisis cambiaria de principios de 2018, el incremento de la deuda superó los 22 mil millones de dólares, impulsada en mayor medida por el prestamista de última instancia con el que ahora el gobierno negocia a contrarreloj.