Las autoridades de la Agremiación Médica Platense (AMP), CEMIBO y las sociedades científicas expresaron anoche que se sienten «defraudados, traicionados y estafados por el IOMA», tras seis meses de incumplimiento de la puesta en marcha del nuevo nomenclador, firmado por el titular del organismo, Pablo Di Liscia, el 22 de abril pasado. Los profesionales además se quejaron por el incumplimiento del convenio en relación con el incremento de honorarios.

El reclamo se concretó ayer durante una conferencia de prensa en la sede de la AMP, de la que participaron el presidente de esta entidad, Jorge Varallo; el vicepresidente, Julián Barrales; el titular del CEMIBO, Eduardo Martiarena; la presidenta de la Sociedad de Neurocirugía de La Plata, Luciana Brividoro; el asesor legal de la AMP, Carlos Figueroa; y la representante de la Agrupación de Neurólogos Platenses, Itatí Martínez.

En ese marco, Varallo recordó que «IOMA firmó el acuerdo por el que se comprometió a poner en marcha la actualización del nomenclador de prácticas y consultas médicas al 1º de abril de este año; sin embargo, a seis meses de aquel compromiso, aún no está vigente».

Por otra parte, los médicos denunciaron que IOMA nunca aplicó la suba del monto de la consulta. En este sentido, Varallo explicó que para ese aumento se debería tomar como referencia la paritaria provincial, que este año alcanzó un 32% para los empleados de la Administración Pública bonaerense.

«Ese incremento se aplicó solo para el bono A», explicó Varallo. De acuerdo con el convenio que mantienen con IOMA, el bono B debe tener un valor 40% mayor al A; y el bono C, 40% mayor al B. Una parte lo paga IOMA y el resto el afiliado en el consultorio. «Como el Instituto no cumplió con esos aumentos conveniados para los bonos B y C, los médicos comenzamos a implementarlos desde el 9 de este mes», detalló.

«Por lo tanto, lo que IOMA comunica como una medida unilateral de los médicos no es otra que el cumplimiento del convenio firmado por ellos mismos, que tiene vigencia desde hace dos años», explicó Figueroa.

Sin embargo, detalló que ante esta situación «IOMA nos coacciona con el envío de cartas documento en las que nos amenaza con sanciones y débitos indebidos por hacer efectivo lo que está firmado en el convenio y explicitado claramente en la cláusula 11º».

«Estamos peor que antes»

En relación con las demoras en la aplicación del nuevo nomenclador, Brividoro, dijo que «estamos peor que antes, porque hace seis meses que muchos médicos no recibimos el pago ni por el viejo sistema ni por el nuevo».

Por su parte, Martiarena recordó que la creación de un nuevo nomenclador, que actualiza el del año 1958, llevó años de esfuerzo mancomunado entre las sociedades científicas, entidades médicas y sanatoriales.

«Todo esto contó con el acuerdo y la firma de las autoridades de la obra social provincial, y todos estuvimos de acuerdo en que constituía una herramienta de transparencia, eficiencia y equidad, que beneficiaba a todas las partes del sistema pero en especial al paciente, que ya no tendría que realizar engorrosos trámites de excepción ni apelar a amparos judiciales para estudios o cirugías que hoy son moneda corriente en la práctica médica», relató.

Sin embargo, enfatizó Barrales, «ya pasaron seis meses de la fecha acordada y solo nos encontramos con maniobras dilatorias por parte de la obra social, lo que nos hace sentir defraudados en nuestra buena fe y estafados».

Frente a esta situación, Martiarena anunció que el próximo sábado 28 de septiembre realizarán en La Plata un encuentro con todas las entidades médicas que integran el CEMIBO para definir si se tomarán nuevas medidas de fuerza.