Los gremios docentes de la provincia reforzaron ayer sus demandas al gobierno de María Eugenia Vidal. A través de una «jornada provincial de lucha», que se replicó en los distintos distritos bonaerenses, pidieron convocatoria a la comisión técnica salarial y mensualización de la cláusula gatillo –actualmente es trimestral– para recomponer haberes frente al rebrote inflacionario y la devaluación del 30% de agosto.

La protesta que encabezó el Frente de Unidad Docente bonaerense (Suteba, Feb, Amet, Udocba y Sadop) tuvo como eje también el pedido de aumento de los cupos y montos destinados al Servicio Alimentario Escolar (SAE), en medio del avance de la pobreza en las familias que se traslada al contexto escolar. Exigieron asimismo la actualización de las asignaciones familiares.

Miguel Díaz (UDOCBA): «En la provincia tienen que duplicar el cupo alimentario, y ya mismo, porque el hambre no puede esperar».

«En la provincia tienen que duplicar el cupo alimentario, y ya mismo, porque el hambre no puede esperar. Y la gobernadora no solo tiene problemas con los docentes y los edificios escolares; también con los pibes, porque evidentemente los desprecia, como dijo aquella vez, que los pobres no van a la Universidad», dijo a Contexto Miguel Díaz, secretario general de Udocba.

También pidió que «se cumpla» la Ley de Emergencia Alimentaria que aprobó el Congreso la semana pasada, que prevé un «incremento de emergencia» como mínimo del 50% «de los créditos presupuestarios vigentes del corriente año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición».

Las actividades de reclamo incluyeron radios abiertas, volanteadas, intervenciones callejeras. Los educadores firmaron un petitorio donde plasmaron las demandas para enfrentar el impacto de la crisis económica.

Los gremios reiteraron el reclamo luego de haber hecho una presentación el 10 de agosto y el 23 de septiembre, cuando entregaron en el Ministerio de Trabajo y en la Dirección General de Escuelas, respectivamente, un documento donde sintetizaron los problemas salariales, alimentarios y edilicios. Pero los ministros Marcelo Villegas (Trabajo) y Gabriel Sánchez Zinny (DGCyE) no dieron respuestas.

A nivel salarial, los sindicatos piden que el gobierno active mensualmente la cláusula gatillo, y no trimestralmente, como es actualmente, para no correr de atrás a la inflación. «La gobernadora se jacta de la importancia de escuchar, pero parece que no aplica para los docentes», tuiteó Roberto Baradel, secretario general de Suteba.

En tanto, Mirta Petrocini, de la FEB, señaló que «desde el 23 de agosto somos ignorados por una gobernadora que había dicho que la educación y los docentes éramos una prioridad en su gestión».

«Necesitamos una recuperación inmediata de los salarios. El sueldo de un docente que recién empieza es de 20 mil pesos, y un maestro con antigüedad llega a 25 mil. Tenemos muchos compañeros que por la falta de trabajo están haciendo otro tipo de tareas», afirmó Miguel Díaz. «Vidal dijo que los docentes tenían que ganar en blanco y los docentes seguimos cobrando en negro y más en negro que antes. Vidal no arregló escuelas, que están cada vez peor, en educación no innovó en nada. Este gobierno en todas las líneas hace agua», completó.

El reclamo en La Plata

En la capital bonaerense, los sindicatos y las comunidades educativas llevaron a cabo una radio abierta en la puerta del Palacio Municipal. Allí se plegaron a la protesta provincial pero también visibilizaron los pedidos a la gestión del intendente Julio Garro.

roberto Baradel (suteba): «La gobernadora se jacta de la importancia de escuchar, pero parece que no aplica para los docentes».

«Le reclamamos al intendente Julio Garro que aumente los cupos de los comedores. Vivimos con mucha angustia el hambre y la necesidad de nuestros alumnos que se manifiesta todos los días en las escuelas», sostuvo Paula Tardón, secretaria adjunta de Suteba La Plata.

Por su parte, Marcelo Villegas, secretario general del gremio, apuntó a Martiniano Ferrer Picado, subsecretario de Vinculación y Gestión de la Municipalidad: «Le preguntamos por qué desde mayo no hace la comisión de seguimiento del Fondo Educativo, para saber dónde se invirtieron los 250 millones que recibió el municipio del Fondo Educativo».