Después de salir segundo en las PASO, el intendente Julio Garro recurrió en la segunda etapa de su campaña a un cuestionado recurso y se metió con la trágica inundación del 2 de abril de 2013. «Cuando me elegiste, supe que me estabas dando una misión: trabajar para que nunca más un platense muera con una lluvia», dice el jefe comunal en su spot de campaña que fue inmediatamente repudiado por las asambleas vecinales de la ciudad.

«Los platenses me dieron la misión de que la inundación no pase nunca más», había dicho la semana anterior en declaraciones televisivas. Tres días después, se volvió a referir a la tragedia de 2013 y ahí puso su foco de campaña. «Hace seis años nos unió el dolor, ahora nos une el futuro», sostiene el intendente de Juntos por el Cambio.

Tras la divulgación del spot, la Asamblea de Inundados de Tolosa y la Asamblea Vecinal de Barrio Norte, dos de las que vienen denunciando la falta de obras y el proceso de «cementación» de la ciudad, cargaron duro contra el intendente por el uso de la tragedia platense para su campaña proselitista.

«Estamos indignados. Este hombre está usando la desgracia de la inundación, la muerte de por lo menos 89 vecinos, para hacer campaña política»

«Estamos indignados. Este hombre está usando la desgracia de la inundación, la muerte de por lo menos 89 vecinos, para hacer campaña política», dijo a Contexto José «Pepe» Rusconi, referente de la Asamblea de Barrio Norte.

«Lo que él tiene que decir es que continuó obras que ya venían hechas, mal diseñadas, mal iniciadas, desordenadas, que se hicieron para calmar los ánimos efervescentes de las asambleas de inundados. Pero no puede decir que él corrigió todos los defectos que había: él hizo lo que vio conveniente para hacer inauguraciones y decir que las cosas iban bien», aseguró Rusconi.

Leer también: Inundados contra Garro: «Después de la derrota electoral, ¿escuchará nuestros reclamos?»

En julio pasado los vecinos ya habían advertido que el intendente utilizaba la tragedia como eje de campaña pero no daba «respuestas de fondo» al asunto. En esa oportunidad habían convocado a los diferentes precandidatos a un encuentro para que firmasen un compromiso respecto de la problemática. A pesar de no haber asistido, en el spot el ingeniero Pablo Romanazzi asegura que Garro había firmado el acuerdo y que se estaban ejecutando las obras necesarias.

«No hizo nada en toda su gestión», dijo a Contexto Vanesa Zaffiro, referenta de la Asamblea de Inundados de Tolosa. «Como manotazo de ahogado, en un año electoral contrató a Romanazzi para hacer un plan de contingencia que no se sabe aún cómo lo van a transmitir a la gente. Un plan de contingencia que se hizo con la participación del espacio de Inundados porque no lo podrían haber hecho solos», agregó la vecina, quien destacó que los y las asambleístas tienen la entrada prohibida al Municipio. «¿Ahora nos necesita? ¿Y cuando el pueblo lo necesitó, qué?», apuntó.

Leer también: Garro hace campaña pero los inundados denuncian que el «riesgo sigue»

A principio de año, Garro junto con la gobernadora María Eugenia Vidal se habían referido a la problemática destacando que «ahora los platenses pueden dormir tranquilos». A los pocos días, el 22 de febrero, una gran lluvia anegó la ciudad. «Diez minutos más de lluvia y hubiéramos tenido otra terrible inundación», destacó Rusconi, quien cuestionó al jefe comunal y las obras que viene realizando.

«Es un intendente que viene cementando una zona como una rambla que corre en avenida 32, que son terrenos de absorción, que colaboran para el escurrimiento del agua, y no está reclamando obras fundamentales a la provincia como es el derivador de 32, que consideramos muy importante para el escurrimiento del agua en el casco urbano», destacó.

«Esta gente está en retirada, ya no sabe qué hacer y acude a la mentira, sin respetar ni siquiera la memoria de los vecinos que ya no están entre nosotros»

La cementación de la rambla de 32, los terrenos públicos privatizados en Tolosa –considerados como espacios clave de absorción de agua– con negocios inmobiliarios, el proyecto de bajo nivel de 1 y 32, son algunas de las obras contra las que la comunidad vecinal se ha pronunciado en los últimos meses, sin obtener siquiera una señal de diálogo con el gobierno local.

En este contexto, mostraron su descontento con la utilización política y la campaña del intendente. «Esta gente está en retirada, ya no sabe qué hacer y acude a la mentira, sin respetar ni siquiera la memoria de los vecinos que ya no están entre nosotros», apuntó Rusconi.

«Sabe que va a perder y utiliza el golpe bajo para los platenses para ver si consigue algún voto, pero no habla de los emprendimientos inmobiliarios que aprobó se construyan en zonas que debieran ser humedales», agregó por su parte Zaffiro.