Durante el segundo trimestre de 2019, antes de la devaluación del 30% de agosto, la actividad económica en La Plata disminuyó un 5,2% interanual y acumuló cinco trimestres consecutivos de caída. Así lo informó un informe realizado por el Laboratorio de Desarrollo Sectorial y Territorial que depende de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata.

El dato surge del Indicador de Actividad Económica del Partido de La Plata (IAELAP), elaborado por la Facultad. Contempla la variación de la actividad económica de todos los sectores productivos del partido de La Plata medidos por su participación en el Producto Bruto Geográfico (PBG) local. Es lo que representa, a nivel nacional, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que difunde el INDEC.

Agustín Lodola (director del sondeo): «Lo durable cae mucho más, pero también caen ‘hoteles y restaurantes’, un sector muy relacionado con los ingresos altos. Es decir, es una crisis que afecta a todos».

El informe plantea que las ramas de actividad con mayor nivel de caída son las relacionadas con bienes durables, es decir, aquellos que se adquieren con los excedentes de la compra de los bienes indispensables (alimentos y vestimenta). En este sentido, inmobiliaria (–41,8%) y comercio de autos (–21,7%) encabezan la lista. «Las escrituras de compra venta cayeron 25,7% interanual en el segundo trimestre, las ventas minoristas 24% (según la Encuesta Comercios La Plata) y la venta de autos 47,8%», sostiene el estudio.

El comercio minorista (–24%), hoteles y restaurantes (–14,4%), comercio mayorista (–11,9%), transporte (–7,1%) e industria manufacturera (–7,1%) también superan la caída promedio de la actividad en la capital bonaerense, lo que da cuenta del amplio impacto de la crisis.

«Observamos que esta caída de la actividad económica es bastante difundida en todo sentido. Lo durable cae mucho más, pero también caen ‘hoteles y restaurantes’, un sector muy relacionado con los ingresos altos. Es decir, es una crisis que afecta a todos», afirmó en diálogo con Contexto Agustín Lodola, director del Laboratorio de Desarrollo Sectorial y Territorial.

Los rubros que motorizan la actividad platense son sobre todo los servicios y el comercio minorista, que dependen directamente del consumo y, por lo tanto, del nivel de poder adquisitivo. Según los últimos datos del Índice de Salarios que publica el INDEC, correspondientes a junio, los salarios aumentaron 40% en los últimos doce meses, por debajo de la inflación, que llegó en ese periodo al 55,8%.

«La Plata depende del poder adquisitivo del salario como ninguna otra ciudad en Argentina», afirmó Lodola, y añadió que «no hay un sector económico que compense la caída general, como podría ser el agropecuario o el minero en otras regiones». Y completó: «Incluso el sector hortícola platense –el más importante de la provincia– está orientado al consumo interno, no es un sector exportador. Y justamente las verdulerías están teniendo caída de las ventas».

El rebrote inflacionario en el mes de agosto (4%) producto del salto del dólar a 60 pesos llevó a que los sindicatos estatales y docentes pidan adelanto de las cláusulas gatillo o aplicación mensual para no correr de atrás a la inflación y no ver así aún más diezmado su poder de compra. Estas paritarias son de relevancia para el consumo en una ciudad como La Plata, con alto nivel de empleo público.

LodolA: «la incertidumbre y el salto cambiario luego de las elecciones primarias hacen pensar en una profundización de la caída de cara al tercer trimestre».

Este es el segundo informe que publica la Facultad de Ciencias Económicas. En el anterior, correspondiente al primer trimestre del año, la caída había sido peor, del 9,8%, y superior a la contracción del EMAE nacional en el acumulado del mismo periodo, de 5,8%.

Desde la Facultad explican que la desaceleración de la caída se debe a «la estabilidad relativa del dólar durante el segundo trimestre, acompañada de un menor ritmo de la inflación». Pero advierten que «la incertidumbre y el salto cambiario luego de las elecciones primarias hacen pensar en una profundización de la caída de cara al tercer trimestre del año».