Ctera realizó un paro de veinticuatro horas en todo el país para reclamar una solución urgente a la situación de crisis que atraviesa la provincia de Chubut por la falta de pago en tiempo y forma de los salarios. La jornada también fue de duelo por las muertes de las docentes María Cristina Aguilar (de 55 años) y Jorgelina Ruiz Díaz (de 52) en un accidente automovilístico cuando volvían de participar en una protesta en la capital provincial, Rawson.

Delegaciones de distintos sindicatos que integran Ctera viajaron al lugar del conflicto para expresar su solidaridad con sus colegas de la Asociación Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECh). Hubo docentes de SUTEBA (Buenos Aires), AMSAFE (Santa Fe), UTE (Ciudad de Buenos Aires), ATEN (Neuquén), UTELPA (La Pampa) y UNTER (Río Negro). Desde el gremio que conduce Sonia Alesso exigieron en un comunicado «por la resolución urgente de las demandas de los trabajadores, y por la defensa del derecho Social a la educación».

Las miras apuntan al gobernador Mariano Arcioni, pero también al gobierno nacional por no efectivizar una ayuda económica que permita destrabar la problemática. Ayer, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, dejó claro que el gobierno no piensa accionar porque, según dijo, «le adelantó fondos a Chubut por 1227 millones de pesos».

Leer también: En pleno escenario de reclamos en Educación, CTERA inicia el paro de 24 horas

En tanto, el gobernador Arcioni pide más ayuda para salir adelante. Ayer negó que vaya a renunciar, como le pidieron diversos sectores. «Bajo ningún punto de vista voy a renunciar, al contrario, estoy más fuerte que nunca para sacar la provincia adelante», dijo ayer en declaraciones a medios locales.

Los gremios piden que las soluciones se aceleren por el caos en que está sumida la provincia, más aún después de las dos muertes que caldearon el clima. Roberto Baradel, secretario adjunto de Ctera, dijo ayer que «me confirmaron desde Chubut que recibieron una transferencia del Gobierno nacional, pero que no les alcanzaba». Y añadió que «tienen que resolver esa situación y pagar los salarios, si no pagan los salarios están poniendo en juego la paz social».

Baradel: «me confirmaron desde Chubut que recibieron una transferencia del Gobierno nacional, pero que no les alcanzaba. tienen que resolver esa situación y pagar los salarios, si no pagan los salarios están poniendo en juego la paz social».

La medida de fuerza es el segundo paro nacional convocado por Ctera como respuesta al conflicto en Chubut. Dos semanas atrás llevaron a cabo el primero a raíz de una serie de agresiones que sufrieron los docentes, durante su reclamo en una ruta provincial, de parte de una patota.

«Hoy tenemos dos muertes: fue un accidente, sí, pero en el marco de tensión, de estar movilizadas durante todo el día a kilómetros de sus casas para que les paguen los salarios», dijo Baradel en declaraciones radiales. «El paro es un fuerte llamado de atención. Lo que sucede en la provincia de Chubut no puede quedar encapsulado, y si no se resuelve traerá problemas», completó.

En Chubut no hay clases desde el 22 de julio. Los estatales también están de huelga y las guardias de los hospitales están colapsadas. Arcioni, con su proyecto de ley para aumentar su sueldo, no llevó tranquilidad al asunto.

En tanto, en la provincia de Buenos Aires el paro se hizo sentir fuerte. Mirta Petrocini, la titular de la FEB –el segundo gremio mayoritario después de Suteba–, aseguró que la adhesión fue contundente. «Debe existir la voluntad política del gobierno nacional y provincial para dar solución a las justas demandas de los trabajadores docentes. Es indignante que deban perder la vida dos maestros por reclamar algo tan básico como el cobro de su salario».