Por Rocío Cereijo

La Unión de Estudiantes Secundarios (UES) encabezó una movilización en La Plata a 43 años de la serie de secuestros de jóvenes de entre 16 y 19 años en la ciudad, conocida como «Noche de los Lápices». La marcha se extendió desde Plaza Moreno hasta el Ministerio de Obras Públicas (7 e/ 58 y 59), sitio donde se manifestaban algunos de los integrantes del grupo de desaparecidos para exigir el boleto estudiantil durante 1975, derecho denegado tras el golpe de Estado de 1976.

Diez jóvenes fueron secuestrados entre el 8 y el 21 de septiembre de 1976: Claudio de Acha, María Clara Ciochini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro (aún desaparecidos), y Gustavo Calotti, Pablo Díaz, Patricia Miranda y Emilce Moller (sobrevivientes). Estuvieron en cautiverio en el centro clandestino de detención, tortura y exterminio Arana, y las Brigadas de Investigaciones de Quilmes y de Banfield (conocidos como Pozo de Quilmes y Pozo de Banfield, respectivamente).

«Estos últimos años no veía que éramos tantos. serán los nuevos vientos que están llegando y septiembre que está floreciendo»

Encabezaron la movilización militantes de la UES acompañados por Moller, por la candidata a intendenta por el Frente de Todos, Florencia Saintout, los diputados bonaerenses Guillermo Escudero y Miguel Funes, los concejales Lorena Riesgo, Victoria Tolosa Paz, Gastón Castagneto, Norberto Gómez y Cristian Vander. En el acto de cierre, la Escuela de Teatro realizó una intervención y militantes de secundarios hablaron junto a Moller.

«Estos últimos años no veía que éramos tantos. Serán los nuevos vientos que están llegando y septiembre que está floreciendo», dijo Moller en relación con las próximas elecciones, y repudió el accionar del gobierno de la alianza de Cambiemos: «No pudieron meterse con las conquistas de derechos humanos, no pudieron con el 2×1 ni sacarnos de las calles el 24 de marzo».

«Los genocidas siguen ocultando dónde están los cuerpos de los chicos de la Noche de los Lápices», dijo en relación con el pacto de silencio que guardan los represores de la última dictadura cívico-militar. Además, aclaró que las víctimas del genocidio no solo peleaban por el derecho al boleto estudiantil, sino que también «lo que estaba en disputa era un modelo económico que quería llevar todo para los más poderosos. Ese es el hilo conductor con el de hoy».

Moller convocó a los jóvenes presentes a profundizar «la militancia, con las verdades, con alegría, con todo lo que sabemos». En este sentido, sostuvo que para eso es imprescindible «militar con alegría: la política es para gozar la vida y defender los derechos. Y tenemos que saber que no hay derechos adquiridos para siempre […] Lo más importante es la construcción de una sociedad mejor, más justa, como soñábamos todos nosotros».

En diciembre de 2012, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de La Plata encabezado por el exjuez Carlos Rozanski pronunció el veredicto del juicio «Circuito Camps» en el que se investigaron los crímenes de lesa humanidad cometidos contra los diez jóvenes de la «Noche de los Lápices». Fueron condenados en este marco veintitrés genocidas, dieciséis de ellos a cadena perpetua. 

Entre los jóvenes que hablaron estuvo Malena Osiodotti, de la Coordinadora de Estudiantes Secundarios, quien recordó el femicidio de Lucía Müller, perpetrado hace tres años. Luego convocó a los estudiantes a luchar contra el modelo neoliberal: «Ese neoliberalismo es Mauricio Macri. Son las muertes de Sandra y de Rubén. Debemos responder organizándonos en cada centro de estudiantes. No nos vamos a olvidar de lo que hicieron». 

Osiodotti convocó a votar al Frente de Todos en octubre: «La patria está en peligro y estamos disputando un proyecto de país». Asimismo, la joven afirmó que «La política es la única herramienta de transformación que le puede cambiar la vida a la gente», y llamó a «construir esa patria que se la debemos a los 30 mil compañeros detenidos desaparecidos. No le vamos a resignar el país a estos oligarcas de mierda. Vamos a bajarlos en octubre».

«Los genocidas siguen ocultando dónde están los cuerpos de los chicos de la Noche de los lápices»

Julieta Barragán, del Movimiento de Unidad Secundaria de la Escuela Técnica N° 6 «Albert Thomas», dijo que es necesario dejar «en claro al gobierno de Macri que no se puede hablar de futuro sin asignar presupuesto a la educación pública». Luego de celebrar la convocatoria, llamó a sus compañeros a «pelear por la unidad estudiantil aún en los momentos más difíciles».

Cerró el acto Matías, de la UES, quien expresó contra el gobierno nacional: «Parecía que se acababa todo porque nos golpeaban, intentaron con el 2×1, intentaron decir que no fueron 30 mil, y acá estamos para decirles, también, que el genocidio fue económico». En relación con la Noche de los Lápices dijo que «el mayor homenaje que podemos hacer es el de poder construir el proyecto político que soñaron. Eso está en nuestras manos. Un proyecto político que sea justo, libre y soberano». Finalmente, dijo sobre la juventud: «Nosotros no somos el futuro, somos el presente». 

Saintout habló de un presente «muy doloroso»

«Siempre ha habido aquellos que sobrevivieron a los grandes horrores y se han encargado de cuidar esa llama, que se fue transmitiendo, que está presente en estos pibes y en estas pibas que no solamente son el futuro, sino que son lo más lindo de este presente. Son lo que anida este presente», destacó, por su parte, Saintout.

Aseguró que «a pesar de tanto horror, de tanto dolor», los jóvenes de hoy y los jóvenes de los setenta son dos generaciones distintas pero que comparten «una ternura, una preocupación común por los otros, una vocación, un afán y un corazón solidarios».

Además, habló respecto de la situación en la que se encuentra la ciudad y la provincia. Se refirió a este momento como «un presente muy doloroso para nuestro pueblo, muy injusto». «Hemos vuelto a hablar de hambre, de familias enteras que no tienen trabajo, de barrios olvidados. De mucha gente sin esperanza, que se da por vencida porque ha sufrido muchos ataques durante estos años. El neoliberalismo y sus gobiernos son muy perversos con la vida cotidiana de la gente», completó.