En busca de calmar el descontento social y no perder más votos, el gobierno de María Eugenia Vidal confirmó ayer un bono de 3.000 pesos en dos cuotas para los trabajadores estatales y de 2.100 para los jubilados. Sin embargo, los sindicatos rechazaron la medida por considerarla insuficiente ante la fuerte devaluación sufrida en agosto y la pérdida de poder adquisitivo que vienen sufriendo, con una inflación que en las últimas horas marcó un 54,5% interanual.

El bono de Vidal será no remunerativo y no bonificable, en dos partes a partir de la semana próxima. Según detallaron fuentes oficiales, podrán percibirlo aquellos trabajadores que no hayan sido beneficiados por la quita del Impuesto a las Ganancias. En este marco, será otorgado a los estatales que ganen menos de 38.300 pesos. 

Los sindicatos no recibieron bien la noticia. Desde ATE, que viene con intensas jornadas de lucha, calificaron la iniciativa como «tardía e insuficiente» y volvieron a plantear la necesidad de que se reabra la paritaria. Vale recordar que este sector no cuenta con cláusula gatillo para actualizar su salario ante la escalada inflacionaria. 

«La situación de los trabajadores es desesperante. Estamos hablando de un promedio de ingresos que va de los 20 a los 30.000 pesos cuando la línea de pobreza es de 32.000 pesos», aseguró Oscar de Isasi, secretario general de ATE provincial. «Nuestro salario no perdió 3.000 pesos sino el 50% del poder adquisitivo», apuntó.

Desde ATE afirmaron que van a continuar con sus reclamos. «Que se quede tranquila la gobernadora, que vamos a ir a cobrar a los cajeros, pero eso no va a condicionar nuestro plan de lucha», adelantó De Isasi.

Desde UPCN, en tanto, mostraron su descontento cuando el gobierno provincial les acercó la propuesta la semana pasada. «Un bono de 3.000 pesos y en dos cuotas es una vergüenza», sostuvieron desde el sindicato, que también exige un nuevo llamado a paritarias.

Por su parte, Feggeppba también rechazó el bono bonaerense. «El bono ni es tratable por ese monto, y le pedimos que abra las paritarias y reencausar la discusión, porque los trabajadores perdieron ya en lo que va del mes más del 10% de sus salarios, están muy por debajo de la línea de la pobreza», señaló el secretario general del sindicato estatal, Julio Castro.

Los docentes, en tanto, no percibirán este bono. Desde el gobierno provincial alegaron que al contar su paritaria con una actualización por cláusula gatillo no resulta necesario. Los sindicatos rápidamente salieron al cruce. El secretario general de la Unión de Docentes de Buenos Aires (UDOCBA), Miguel Díaz, consideró un acto de «desprecio y actitud vengativa» la decisión de «excluir» a los y las maestras bonaerenses de este beneficio. 

«Se desconoce la causa de este desprecio. Evidentemente la Gobernadora tiene una actitud vengativa hacia los docentes y nos deja afuera de esta dádiva que debería ser percibida por TODOS los estatales de la provincia», sostuvo Díaz en Twitter.

En diálogo con la prensa, el referente docente aseguró que «como no aceptamos sus políticas nefastas, Vidal se quiere vengar contra la docencia. La gobernadora le hizo mucho daño a la educación y esto demuestra una vez más la saña que tiene contra los docentes».