A través de las redes sociales, vecinos de Gonnet denunciaron fuertes pérdidas de agua en el Acueducto Norte, parte de la obra hidráulica para la nueva red pluvial de Villa Castells que, según advierten «se revienta» constantemente.

Según detallaron a Contexto, con sus más de 80 millones invertidos, la obra se «reventó en lo que va del año pasado y este unas veinte veces en distintos tramos de su extensión».

«Nunca pudo ser inaugurado oficialmente, porque en la etapa de prueba se fue reventado en diferentes lugares, lo que fue motivando que se postergue una y otra vez»

En los videos y fotos registrados por los frentistas se puede ver cómo el agua recorre varios metros. En Lacroze y 15 bis, llegó a las calles, anegando varias cuadras, mientras que en 13 y 484, si bien la pérdida es notoria, logró ser contenida por un zanjón.

La obra quedó en el centro de la polémica este año, cuando la empresa estatal ABSA repartió folletería anunciando su finalización y el abastecimiento del servicio a los vecinos de la zona. Rápidamente los frentistas salieron a desmentirlo y tildaron el anuncio de una «maniobra electoral».

«Nunca pudo ser inaugurado oficialmente, porque en la etapa de prueba se fue reventado en diferentes lugares, lo que fue motivando que se postergue una y otra vez el acto de inauguración», advirtieron a Contexto. «Y por eso es que hoy los vecinos no saben si lo que sale de las canillas es agua potable o no», agregaron.

Vale destacar que una medida cautelar obliga al Estado provincial, como responsable de ABSA, a repartir bidones de agua potable, los que siguen recibiendo los vecinos. «Esto genera mucha intriga, porque si el agua fuese potable como aseguran las autoridades, entonces dejarían de repartir los bidones, que generan un gasto enorme», advirtieron.

Según alertó el ingeniero Gerardo Sager, vecino del lugar, la obra costó unos 80 millones de pesos y ya van unos veinte sitios donde viene reventándose. Los vecinos advierten que esto sucedió en un «trayecto de menos de diez cuadras», en una zona habitada. En este marco, se preguntan qué pasará a lo largo de los nueve kilómetros de recorrido que tiene la obra, pasando por zonas deshabitadas. «Y, peor aún, qué será de la calidad del agua que va a proveer si está reventado con filtraciones por todos lados».

«Es desesperante ver en las fotos y videos que sacaron los vecinos que en los sectores donde viene reventando se derrama y desperdicia agua por miles de litros hasta que se repara, y mientras tanto los propios vecinos de la zona tienen prácticamente una gota de agua que sale de las canillas de sus casas», explicaron los frentistas.

«Es desesperante ver en las fotos y videos que sacaron los vecinos que en los sectores donde viene reventando se derrama y desperdicia agua por miles de litros»

En este marco, apuntaron contra María Eugenia Vidal. «La obra hace agua por todos lados y el gerente de ABSA, que fue nombrado por la gobernadora, Rafael Sardella, resulta inaccesible, ya que además de ejercer como funcionario público el máximo cargo en la empresa provincial ABSA es gerente a su vez de la empresa SIDECO, del grupo Macri, y fue exgerente de SOCMA y exsocio del Correo Argentino, ambas empresas del mismo grupo, lo cual significa un conflicto de intereses totalmente incompatible con la función pública como para estar desempeñando la Gerencia de la estatal ABSA, un típico caso de atender de los dos lados del mostrador».

En este marco, alertaron que la obra continúa sin control por parte del Estado provincial. «Para ahorrarse el costo de anclar los caños previo a efectuar las pruebas, taparon con tierra nueve kilómetros de caños sin probar, y así es que fue reventado en varios sitios a lo largo de este tiempo», recordaron los vecinos, quienes siguen pagando por el servicio de agua para consumo humano.