En el Día del Maestro, la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) advirtió de la crítica situación social que se vive dentro y fuera de las aulas. «Con hambre no se puede enseñar y aprender», fue la consigna que sostuvieron maestros y maestras en Plaza de Mayo.

El gremio organizó frente al Cabildo actividades recreativas y artísticas y un desayuno comunitario para niños y niñas. Allí expuso su pedido por la ley de emergencia alimentaria, en línea con la demanda de las organizaciones sociales que ayer se movilizaron en el centro porteño.

El proyecto prevé aumentos del 50% para «políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición». La oposición integrada por los bloques peronistas llevó un proyecto consensuado al Congreso con la intención de tratarlo hoy.

El secretario general de Suteba, Roberto Baradel, saludó a los maestros y maestras. A través de Twitter, afirmó que «en estos años sufrimos ataques muy duros que pretendieron disciplinarnos, deslegitimar nuestra tarea y hacer que la comunidad descrea de nosotros. No pudieron. Siempre nos mantuvimos de pie defendiendo con dignidad la Escuela Pública».

Por su parte, la titular de Ctera, Sonia Alesso, sostuvo que «hablar de infancias cuando el 50 por ciento de las pibas y los pibes de la Argentina son pobres, cuando en una misma semana aumentó en un 30 por ciento la asistencia a los comedores es hablar de un tema que es parte de la defensa de la educación pública como derecho social».

También pidieron que el gobierno cumpla con la paritaria nacional docente y el incentivo docente, congelado desde hace más de dos años, lo cual complejiza la situación de las provincias.