Hace un mes, Rosa Tarlovsky de Roisinblit cumplió cien años y lo celebró junto a sus compañeras de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo. En la fiesta pudo bailar el vals con su nieto, Guillermo Roisinblit, que recuperó su identidad en junio de 2000, luego de la infatigable lucha de Rosa y Abuelas. 

Es por esa lucha que, por propuesta de la senadora nacional María de los Ángeles Sacnun, Rosa recibirá el jueves la Mención de Honor Juana Azurduy de Padilla en una ceremonia que se realizará en el Atrio del Palacio Legislativo desde la 15 hs.

De su matrimonio con Benjamín Roisinbilt nació su única hija, Patricia Julia, secuestrada en octubre de 1978 junto a su esposo José Manuel Pérez. Ambos permanecen desaparecidos. Al momento del secuestro la pareja se encontraba con su hija, que por un reclamo fue restituida a la familia ese mismo año, pero Patricia tenía un embarazo de ocho meses y su segundo hijo nació en cautiverio. 

El niño fue apropiado por un agente de la Fuerza Aérea que junto a su esposa falsearon el acta de nacimiento y la identidad del niño. 

El 2 de octubre de 2000, luego de una denuncia anónima que aportó información sobre el matrimonio apropiador, Guillermo recuperó su identidad y desde 2004 su nombre es acompañado por los que su madre eligió: Guillermo Rodolfo Fernando Pérez Roisinbilt. 

Rosa Tarlovsky de Roisinblit fue querellante en el juicio que dio por probado el Plan Sistemático de Apropiación de Niños durante la última dictadura militar, y también en la causa que investiga la desaparición forzada de su hija y su yerno en la Regional de Inteligencia de Buenos Aires.