«¿Te gusta el mundo que te rodea? ¿Estás listo para actuar?», dijo alguna vez una tal Patti Smith. Y si el escenario –del mundo o de las tablas– estuvo reservado esencialmente para los «hombres de acción» fue porque la historia también fue escrita por hombres y quiso dejar afuera. Pero no será un hombre –quien firma– quien explique que tanto mujeres como disidencias siempre estuvieron y están listas para actuar y para cambiar ese mundo que más que rodear, aprieta. Algo así –pero con mayor claridad– habrán pensado Inés Mauri Ungaro y Justina Fornaroli allí por el 2015 cuando cansadas de patrones repetidos en festivales y espacios culturales, comenzaron a delinear algo propio. Pero no exclusivo: por el contrario, la idea se basa en conceptos netamente cooperativos y con premisas claras como las de entender a les artistas como trabajadorxs.

«Hagamos un festival que tenga un posicionamiento. No solo discursivo. Es histórico que se separe el arte de la política por los imaginarios del arte y les artistas. Separarlos del trabajo. Empezar a pensar un festival donde eso está unido», explicará Mauri. El nombre «de tía» y la idea de «muestra activa» cuajaron para visibilizar problemáticas, estéticas y discursos necesarios desde y para la cultura. Tras dos ediciones cuya convocatoria asciende notablemente, llega la tercera edición de MARTA (Muestra Activa Regional de Trabajadores del Arte), «un festival para les distintes trabajadorxs de la cultura local generado por artistas y comunicadores regionales que buscan legitimar sus producciones y reflexiones desde una plataforma más amplia que la mera individualidad».

La cita tendrá lugar este domingo 15 de septiembre desde las 15:00 en Crisoles Centro de Arte (1 e/ 41 y 42) con conversatorios, vj´s, radio abierta y una line up que reúne a algunas de las bandas y artistas más atractivos del under: Ibiza Pareo, Ignacia, Isla Mujeres, La Sánchez Viamonte, Franca, Leticia Carelli, Puré y Martes de Agua.

«La expectativa que tenemos –introduce Mauri Ungaro, música y organizadora– es que todo salga acorde al lineamiento ideológico que tiene el festival, que se vuelva tangible. La legitimación del arte como trabajo, el laburo interdisciplinario, salir de la individualidad, lo cooperativo, generar un espacio seguro de laburo, como eje central. Y que haya un público más diverso».

Si bien hay casi sesenta personas trabajando, la coordinación recae en ella. Sin embargo hay un espíritu cooperativo que mitiga el peso: «Son producciones que tienen una postura, un posicionamiento, una curaduría, que viene con un lineamiento ideológico».

Y explica: «Cuando surgió pensamos un festival que tenga un posicionamiento. No solo discursivo. Es histórico que se separa el arte de la política por los imaginarios del arte y les artistas. Separarlos del trabajo. Empezar a pensar un festival donde eso está unido y al mismo tiempo, una forma que se pueda sistematizar». Según un meticuloso sistema y algoritmos, desde sonidistas y demás trabajadorxs a artistas el dinero de la entrada se reparte entre todes.

El concepto, por supuesto, se traslada a la curaduría: «Si hablamos diversidad en género, también en géneros musicales y ámbitos. Lo que se buscó es que el line up general sea diverso y esté conformado por diferentes visiones. Es tan necesario abrir un poco el juego. Se favorece al arte en sí mismo. Está bueno que haya más mujeres. Cuando se hablada de que el rock estaba muerto, las pibas se visibilizaron y fueron ocupando espacios… e hicieron revivir un género que se estaba viendo desde una sola experiencia de vida. Porque si pensamos en problemáticas las de un pibe son otras las de una mujer o una trans. Y eso va a hacer lo que se diga en la canción o en cualquier obra de arte, va a ser más amplio».

Si vos querés…

Este tipo de proyectos jamás fue fácil y menos en una coyuntura económica crítica: «Es un montón. Si bien sabíamos lo que se venía, lo que vino es mucho peor. Empezamos a pensar desde un terreno muy hostil, muy difícil». Y aclarando que lejos está del elogio a lógica «meritócrata» del emprendedor, asegura que «se dio un fenómeno muy fuerte en todas las áreas. La gente se empezó a juntar, redes de músicas, organizaciones que se nuclearon ante esta situación donde la cultura está en el último escalafón. ¡Pasamos a ser Secretaría! Pero la clave fue empezar a salir de nosotras mismas y empezar a juntarnos con otres».

«Fuimos a la edición anterior y nos pareció muy bien armado y con variedad de disciplinas artísticas. También es interesante el cupo femenino y de disidencias en el line up«, comentaron las integrantes de Isla Mujeres. La banda, que está girando constantemente por el país, acaba de lanzar un adelanto de su próximo disco: «Yo me perderé».

«Nos encanta participar de estas propuestas inclusivas y hacer hincapié en habitar esos espacios que muchas veces no están dados. MARTA abre las puertas a todes», coincidieron desde Franca, banda que también editará un single próximamente.

Marian Betervide, de Martes de Agua, recordó: «Asistimos a la edición anterior del festival, en esa ocasión tocamos solo dos temas como invitados de Prana. Lo que se vivió ese día fue increíble y muy emocionante, un encuentro de artistas y trabajadores de la cultura en general, de distintas disciplinas creando entre todes una propuesta común. Mucho público disfrutando de la movida y a la vez siendo partícipe. Creemos que este año se está avanzando más aun en la identidad del festival y en la idea de ofrecerle al público una propuesta única en el ámbito de los festivales. Podríamos decir de festivales de Música pero el MARTA es mucho más que solo eso».

Grilla

Música en vivo

Ibiza Pareo, Ignacia, Isla Mujeres Música.

La Sánchez Viamonte, Franca Música.

Leticia Carelli, Purē, Martes de agua.

Vj’s / Instalaciones

Flor de Fuego, Dana Cozzi.

VJ Parabola, Luciana Ayala.

Conversatorios

El festival contará también con espacios de debate en torno a las problemáticas de la industria cultural.

Mesa 1. Espacios culturales

Florencia Mazzone, Ladran Sancho –espacio de arte– (CABA).

Betiana Tuero, Simona Espacio Cultural (CABA).

Natalia Soulé, C’est La Vie (La Plata).

Mesa 2. Políticas culturales

Paula Rivera, INAMU, Instituto Nacional de la Música.

Paola Pavanello, Fondo Nacional de las Artes.

Irene De Lisi, Fondo Nacional de las Artes.

(Más participantes a confirmar)

Radio abierta

La radio comunitaria Estación Sur 91.7 estará cubriendo y realizando entrevistas durante toda la jornada.