Los gremios del Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) presentaron este martes una serie de demandas educativas en el Ministerio de Trabajo en La Plata. Pidieron la ejecución mensual de la cláusula gatillo, que actualmente es trimestral, la declaración de emergencia alimentaria, la actualización de las asignaciones familiares y soluciones a las problemáticas edilicias.

Tras la devaluación de agosto, los maestros sostienen que los salarios pierden ante la inflación de manera más rápida que la actualización que acordaron con el gobierno. El jueves el INDEC informará el IPC de agosto, que los privados estiman en una cifra alta, alrededor del 4%.

«Exigimos que la actualización de la cláusula gatillo sea mensual y no trimestral. Lamentablemente, la devaluación y la inflación impactan todos los meses en nuestros salarios», afirmó el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, en la puerta de Trabajo ante los medios. Frente a lo que plantea Baradel, los gremios piden el llamado a la comisión técnica salarial.

La declaración de la emergencia alimentaria para asistir a los comedores escolares fue otro de los puntos. La gobernadora María Eugenia Vidal elevó en un 20% los montos para los cupos en los comedores, que pasan de 27 a 33 pesos, en el marco de sus anuncios de medidas como coletazo de la dura derrota en las PASO. La medida fue criticada por ser insuficiente en un marco de avance de la pobreza y la indigencia.

La semana pasada, el FUDB había hecho el mismo reclamo de distintas problemáticas educativas al titular de la Dirección General de Cultura y Educación, Gabriel Sánchez Zinny. Como no hubo respuesta, ayer reiteraron los pedidos. Fueron atendidos por funcionarios de segunda línea, lo cual acrecentó el malestar.

«Los comedores tienen un presupuesto alarmantemente bajo. Y hay situaciones gravísimas de infraestructura en las escuelas, incluso problemas de gas, después de lo que les pasó el año pasado a Sandra y Rubén», señaló Alejandro Salcedo, secretario adjunto de Udocba.

Para la semana próxima, Mirta Petrocini, de la FEB, adelantó que planean «realizar actividades distritales para reclamar la declaración de la emergencia alimentaria», algo que también sostienen las organizaciones sociales, la oposición, la CGT y la Iglesia.