El Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) elaboró un informe en base a los datos del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) en el que detalló que la expansión de la red durante el gobierno de Mauricio Macri no solo se ubica en niveles inferiores al gobierno anterior, sino que es la menor desde el período 2001-2003. 

A pesar de la promoción del supuesto mejoramiento en las condiciones de vida de los argentinos a través de infraestructura que el oficialismo utilizó en la campaña para contrarrestar el efecto de la crisis, los números vuelven a desmentir al gobierno.

Algo similar había ocurrido con las nuevas conexiones a las redes de agua potable y cloacas que, junto a la de gas, eran presentadas como logros de la gestión. Un informe de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) que fue entregado al portal Letra P, a través de un pedido de acceso a la información pública, indicó que las obras de agua y cloacas en capital y el conurbano bonaerense se ubicaron un 22,5% abajo de las realizadas durante los dos mandatos de Cristina Fernández de Kirchner. 

Un dato insoslayable en ese marco es que la caída en la cantidad de nuevas instalaciones fue acompañada por fenomenales aumentos en las tarifas de esos servicios públicos. 

El informe del OETEC destaca que en el primer semestre de este año se registraron 45.885 nuevos usuarios en la red de gas residencial, consolidando el peor número desde el mismo período de 2002, cuando las conexiones alcanzaron solo a 7.446 usuarios residenciales. 

«En relación a igual período de 2015, cayó 29,7%. En cantidades, se pasó de 65.253 nuevos usuarios a 45.885». 

Además, la expansión de la red domiciliaria cayó en términos interanuales un 1,6%, contra las 46.626 incorporaciones del año pasado. El del primer semestre de 2019 es el peor dato de la era Macri. 

El OETEC detalla que «en cantidades, en tres años de gestión Cambiemos incorporó 152.678 usuarios residenciales menos que los incorporados durante los tres últimos años del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner». 

«Al contrastar 2016-2018 con los anteriores períodos kirchneristas los valores son: -44% sobre 2010-2012; -48% sobre 2007-2009 y -38% sobre 2004-2006», concluye el informe.