Los múltiples problemas en la ciudad de La Plata con Aguas Bonaerenses Sociedad Anónima (ABSA) fueron una constante en los últimos años, durante la gestión de María Eugenia Vidal, quien es la responsable en última instancia. Es por eso que el problema será llevado a discusión al ámbito legislativo, donde la bancada opositora en Diputados presentó una solicitud de informe sobre el funcionamiento de la distribuidora de agua en la capital bonaerense.

Se trata de una iniciativa planteada por la presidenta del bloque de Unidad Ciudadana en la Cámara Baja y candidata a intendenta platense del Frente de Todos, Florencia Saintout. La dirigente exigirá respuestas a la firma abastecedora, cuyas fallas han afectado tanto a los barrios del casco urbano como a los más castigados de la periferia.

«Los cortes de agua son recurrentes en nuestra ciudad. No hay inversiones pese al aumento de tarifas»

«Los cortes de agua son recurrentes en nuestra ciudad. No hay inversiones pese al aumento de tarifas. Por eso presentamos en la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia una solicitud de informes para que ABSA dé explicaciones. Los platenses nos merecemos mejores servicios», manifestó Saintout, quien además exige datos sobre los planes de obra de este año, los cronogramas de cortes y suspensión de servicio realizados y ahondar sobre planes de contingencia.

Durante los calores más intensos del último verano, la falta de agua hizo estragos en barrios como Altos de San Lorenzo, Villa Elvira, Santa Ana, Los Hornos, Tolosa y Ringuelet, que fueron algunas de las zonas donde más se intensificaron los reclamos.

Por otro lado, Villa Castells, en el límite con Gonnet, es un punto crítico, con napas que están contaminadas desde hace tres años. El mentado acueducto anunciado por el intendente Julio Garro y ABSA hace dos años debía poner fin al problema, pero la obra tiene fallas y se ha averiado varias veces desde que inició el año.

Durante los calores más intensos del último verano, la falta de agua hizo estragos en barrios como Altos de San Lorenzo, Villa Elvira, Santa Ana, Los Hornos, Tolosa y Ringuelet.

A esto se suma la decisión de la fiscal Cecilia Corfield de archivar la denuncia de 2016 contra la empresa por incumplimiento de la cautelar que la obliga a peritar el agua y determinar si es apta o no para consumo humano. La cautelar fue resultado de una acción iniciada por el juez Dante Rusconi, quien instó a ABSA a no cobrar el 50% de la boleta –una parte se cobra por cloacas y otra por consumo– a los vecinos de Gonnet-Villa Castells hasta tanto no fuera resuelto el problema de la potabilidad.

Al mismo tiempo ordenaba peritajes de laboratorio sobre la aptitud para consumo humano y el resarcimiento del suministro con bidones de agua para paliar la situación. La medida fue incumplida por ABSA, que decidió seguir cobrando las facturas completas, pero reconoció de manera indirecta el problema al comenzar a repartir los bidones.