Por Pablo Pellegrino

En un marco signado por el pesimismo, el sector fabril argentino conmemoró hace dos días el Día de la industria con la presencia del ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica. 

El jueves, el INDEC informó que por decimoquinto mes consecutivo la producción industrial se ubica por debajo de los niveles del año pasado, que a su vez ya registraban bajas producto de la crisis cambiaria de 2018. 

Según el órgano estadístico, la baja interanual de la producción manufacturera es del 1,9%, mientras que el acumulado de lo que va de 2019 se ubica 8,4% por debajo del mismo período del año pasado. 

la baja interanual de la producción manufacturera es del 1,9%, mientras que el acumulado de lo que va de 2019 se ubica 8,4% por debajo del mismo periodo.

La variación porcentual en términos mensuales arrojó, sin embargo, un resultado positivo del 3%, en medio del «veranito» económico previo a las PASO. 

Uno de los sectores que sigue en la cima de los más castigados es el automotriz, que acumula una variación negativa del 26,3% con respecto a 2018. Le siguen las categorías de Equipo de transporte (16,7%), Productos de metal (7,7%) y Prendas de vestir, cuero y calzado (7,2%). 

Las variaciones positivas fueron en el sector de Alimentos y bebidas (4,2%) Coque y combustible nuclear (4,7%) y Otros equipos equipos, aparatos e instrumentos (electrónicos, comunicación e insumos médicos) (8,9%). 

La profunda crisis que atraviesa hace más de un año uno de los sectores más importantes en cuanto a generación de empleo registrado se replica en el sector de la construcción. Según las cifras del INDEC, tuvo una merma en torno al 1,7% en lo que va del año. La baja representa un 8,3% respecto del mismo período del año pasado, y la caída alcanza también la demanda de insumos para la construcción. 

Como si la crisis del sector industrial fuera una novedad, el diputado nacional del interbloque Cambiemos, Fernando Iglesias, insistió con la hipótesis de que el resultado electoral determina los pésimos resultados de la gestión económica de Mauricio Macri. 

«En julio estábamos ya en superávit fiscal, comercial y energético, inflación minorista 2,2% y mayorista 0,1%, y la industria había crecido 3% en un mes. Después votamos y entramos en la economía albertista», expresó el legislador en sus redes sociales, sin tener en cuenta las quince caídas consecutivas que acumula el sector.