Vecinos de Gonnet y Villa Castells denuncian que en esa zona de la ciudad hay reiterados cortes de luz que se vienen prolongando en los últimos meses. «No tienen una larga duración de horas como en otras oportunidades, pero el problema es que se caracterizan por la intermitencia, se corta, vuelve el servicio minutos después y se vuelve a repetir en algunos casos hasta cinco veces, lo que pone en peligro a todos los artefactos eléctricos de la casa», advirtieron en un comunicado.

Indicaron que «no se sabe cuál es el motivo» y que cuando llaman a EDELAP, compañía ampliamente favorecida por los tarifazos que aplicó la gestión de María Eugenia Vidal, «responden que el corte es momentáneo». También señalaron que desde la empresa prestataria argumentan que «son programados pero no hay nada publicado al respecto» en la página oficial.

«Los cortes se caracterizan por la intermitencia, se corta, vuelve el servicio minutos después y se vuelve a repetir en algunos casos hasta cinco veces»

Gerardo Sager, ingeniero y residente de la zona, afirmó a Contexto que los cortes aumentaron sobre todo luego del apagón del 23 de junio en la zona norte del Gran La Plata (Gonnet, Villa Castells, City Bell, Gorina y Villa Elisa), producto de la falta de mantenimiento, que perjudicó a 80 mil platenses y provocó millonarias pérdidas para los comerciantes.

«La luz se corta y vuelve en algunos casos con tensión alta, lo que hizo que a mucha gente se le quemasen artefactos. El domingo se cortó por todos lados, pensamos que eran cortes programados, pero en la página de EDELAP no había nada previsto para Gonnet», dijo el vecino. Y añadió que «no parecen ese tipo de cortes de media hora para reparaciones, por calor o tormentas que suelen dificultar la red, parecen arbitrarios, son continuos desde aquel corte en todo el país de junio».

«Hubo una sentencia judicial para que a los afectados por los cortes grandes nos lleguen dos facturas de cero pesos como compensación, pero a muchos nos llegó solo una, y la otra ya vino con los valores habituales», apuntó, y agregó que «hacemos el reclamo vía mensaje de texto, eso te da un número de reclamo y no hay que estar cuatro horas esperando a que te atiendan».

Las zonas donde se produjeron los cortes ayer y el domingo fueron 503 y 5, 494 y 6, 5 y 498, 5 y 497, 8 y 497, 492 y 6, y 9 y 507.

«no parecen ese tipo de cortes de media hora para reparaciones, por calor o tormentas que suelen dificultar la red, parecen arbitrarios»

El actual problema con el servicio eléctrico se suma a la falta de agua potable que arrastra esta zona de la ciudad. En este caso, la mira está puesta en la empresa ABSA, que finalizó la planta potabilizadora que iba a ser la solución para los vecinos pero el cuadro de situación es el mismo. El agua sigue siendo no potable y los vecinos deben trasladarse a las zonas donde el municipio reparte bidones. Este mecanismo, en principio, fue pensado como medida paliativa durante diez meses hasta que el agua fuera potable, pero se prolongó tres años.