«Basta de ajuste y redistribución de la riqueza», fue la consigna con que la Federación Universitaria de La Plata (FULP) confluyó ayer en las calles del centro platense, en el marco de una movilización general en repudio al ajuste de Cambiemos, impulsada por estatales, organizaciones sociales, campesinas, estudiantiles y gremiales que marcharon hasta la gobernación para exigirle a María Eugenia Vidal que aplique medidas urgentes. 

El gremio estudiantil salió a las calles en simultáneo con la marcha que realizaron los gremios docentes Conadu y Conadu Histórica en la capital federal.

La jornada de ayer estuvo atravesada por múltiples reclamos en las calles de la capital bonaerense. El gremio de los estatales (ATE) junto a los judiciales nucleados en la AJB se concentraron a la mañana en el Ministerio de Economía provincial para marchar hacia Gobernación en reclamo de paritarias. La movilización fue en conjunto con los movimientos sociales que exigieron la ampliación inmediata de la emergencia alimentaria. En ese marco, el sector universitario se sumó a la protesta con el foco puesto, entre otros puntos, en la plena implementación del boleto estudiantil.

«La gobernadora Vidal y Macri dicen que ahora escucharon el reclamo a partir de lo que fueron las PASO, pero nosotros venimos reclamando y organizándonos desde hace mucho tiempo. Es una respuesta hipócrita la que dieron después de las elecciones. Nosotros no vamos a conformarnos con migajas», fueron las palabras de la referente de la FULP, Gisela Cernadas, en diálogo con Contexto, luego de la movilización que el organismo llevó ayer al Ministerio de Economía bonaerense.

La marcha se realizó en el marco de un paro de veinticuatro horas que realizaron los empleados estatales. En un escenario montado frente a la Gobernación, el secretario general de ATE, Oscar de Isasi, reclamó «debatir cuál es el camino que debe tomar el gobierno que viene en materia de políticas públicas». Por eso convocó para el 19 de septiembre «a todas las organizaciones a avanzar en una propuesta basada en la perspectiva de clase con puntos claros y concretos».

Reclamo universitario

La marcha tuvo su correlato en la manifestación que Conadu encabezó en reclamo de recomposición salarial y el otorgamiento del bono a los docentes universitarios, medidas que quedaron ausentes en el «paquete de iniciativas» que expresó el macrismo días después de las PASO, ante el embate financiero de «los mercados».

En ese aspecto, trabajadores formales, informales y de la economía popular confluyeron con reclamos gremiales junto a los pedidos del sector estudiantil por ampliación al programa Progresar –congelado a valores del año pasado– y la plena aplicación del boleto educativo, reclamo que el sector viene haciendo por problemas y demoras en la carga automática.

«Las sucesivas devaluaciones y políticas de ajuste implementadas por el gobierno de Macri y Vidal durante estos tres años y medio han generado hambre y pobreza en nuestro pueblo a costa de que los sectores más ricos de nuestra sociedad se llenen los bolsillos. Lxs estudiantes no estamos exentos de estas políticas, a lo largo del año el gobierno de María Eugenia Vidal ha generado recortes en el boleto provincial que junto con los recortes del progresar, han generado que el acceso a las cursadas sea cada vez más difíciles», manifestaron desde la FULP a través de un comunicado previo a la marcha.

Vale destacar que la jornada de ayer concentró –se estima– a más de 200 mil personas en las calles de Buenos Aires, que volvieron a movilizarse para hacer sentir el descontento con las políticas de Mauricio Macri, hoy acorralado por una delicada incertidumbre económica frente al FMI y con el malhumor social expresado en las urnas el pasado 11 de agosto.