Los gremios universitarios comienzan este miércoles una jornada de protesta que se extenderá hasta el viernes, en reclamo al gobierno nacional por excluirlos del pago del bono de 5.000 pesos que otorgó Mauricio Macri a los estatales nacionales en el marco de sus medidas luego de la derrota electoral y la devaluación.

La decisión de no pagar el bono la comunicó el lunes la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU), durante la reunión de comisión técnica que mantuvieron sus funcionarios con los representantes gremiales. Ante esto, Conadu y Conadu Histórica marchan hoy junto a las organizaciones sociales en CABA. La CTEP pide un bono de 2.000 pesos para el sector de la economía popular. Posteriormente, durante jueves y viernes harán asambleas y clases públicas para denunciar que el gobierno no paga la suma fija remunerativa no bonificable y la asfixia financiera que atraviesan las casas de estudio.

El secretario general de Conadu, Carlos De Feo, dijo a Contexto que «el principal reclamo es por el no pago de los 5.000 pesos del bono. El gobierno dice que no nos corresponde porque tenemos una cláusula gatillo que se va a aplicar sobre el contexto inflacionario del mes de septiembre, a cobrar en noviembre. Pero en este escenario económico crítico lo necesitamos como cualquier otro trabajador».

De Feo (conadu): «el principal reclamo es por el no pago de los 5.000 pesos del bono. El gobierno dice que no nos corresponde porque tenemos una cláusula gatillo. Pero en este escenario económico crítico lo necesitamos».

De Feo añadió que el no pago de los 5.000 pesos «es una medida discriminatoria», y recordó que el gobierno también había exceptuado a los docentes y no docentes universitarios del pago del bono de fin del año pasado, que finalmente pagó ante los reclamos.

Antonio Rosselló, secretario de Organización de la Conadu Histórica, denunció: «Los docentes universitarios fuimos discriminados por el gobierno nacional. Hemos sido excluidos del bono de $5.000 para los empleados estatales. Esto a pesar de formar parte de las universidades nacionales y que vimos sacudidas nuestras condiciones materiales de vida con la escalada inflacionaria».

Conadu también exige el «aumento de las becas estudiantiles, mayor presupuesto para la universidad, la ciencia y tecnología, y las artes».

El acuerdo paritario para los docentes de las universidades, acordado meses atrás, antes de la devaluación, contempla un aumento del 16% con dos cláusulas gatillo, una para septiembre y otra para febrero. «Desde que asumió Macri, perdimos alrededor del 10% del poder adquisitivo», concluyó De Feo.