En medio de las bajas temperaturas que se registraron en los últimos días, alumnos y padres de distintas escuelas de la región se manifestaron por la falta de calefacción y de las mínimas condiciones edilicias en los establecimientos, un problema que se profundizó a lo largo de la gestión de la gobernadora María Eugenia Vidal.

Un caso fue el del Colegio Normal Superior Nº 1 Mary O. Graham, histórica institución platense. Ayer, nuevamente los alumnos y alumnas salieron a la calle ante la ausencia de calefacción y el grave deterioro de la infraestructura. Hicieron una sentada en la puerta y pegaron carteles en las paredes de la fachada. La escuela acarrea un marcado desgaste de sus paredes, techos e instalaciones de agua y gas que perjudican el desarrollo de las clases.

«El año pasado el problema eran las amenazas de bomba. Ahora las clases se suspenden por los problemas con el agua corriente, las cloacas, las paredes. A esta altura es casi un acto militante enviar a nuestros hijos a la escuela pública, porque nos hacemos cargo de arreglos que debería hacer el Estado», afirmó a Contexto Joaquín, padre de un estudiante secundario del Normal 1.

«las clases se suspenden por los problemas con el agua corriente, las cloacas, las paredes. A esta altura es casi un acto militante enviar a nuestros hijos a la escuela pública»

Ante la ausencia de una política que baje desde Provincia y el Municipio para llevar solución a los inconvenientes que atraviesan las escuelas, los padres y madres se organizaron en el Frente de Comunidades Unidas por la Educación Pública (CUCEP). Allí convergen familias de alumnos de distintas escuelas. Ayer presentaron en el Consejo Escolar de La Plata una nota donde expresaron su «preocupación por la situación que viven varios establecimientos educativos de la ciudad».

En la nota señalaron que los problemas de calefacción «por estufas, falta de medidor o calderas rotas» se destacan en las escuelas primarias N° 12, 15, 8 y 27, la Escuela Secundaria N° 44 y el Normal 3. También remarcaron la falta de puertas y desbordes de agua en baños, fallas en las instalaciones eléctricas, ventanas y vidrios rotos y problemas de cerradura.

Acciones similares han hecho los gremios que integran el Bloque Sindical de Educación de La Plata. En los últimos meses presentaron el reclamo a través de notas y protestas en la puerta del Municipio y del Consejo Escolar.

«Dos veces por año vamos a pintar y nos encargamos de tareas de mantenimiento. La escuela se banca por el trabajo de padres y madres, alumnos, la cooperadora y las autoridades escolares», apuntó el padre del Normal 1.

En Berisso tampoco hay clases con continuidad

En la ciudad ribereña hubo reclamos de reparaciones urgentes para continuar con las clases. En el Industrial N° 2, una de las escuelas más tradicionales, no hay medidor de gas desde hace más de un año.

«Hace quince meses desde la empresa [Camuzzi] fueron a la escuela y retiraron los medidores. Fue por fallas, la escuela tiene instalaciones viejas. La respuesta del Consejo Escolar fue poner aires acondicionados de frío/calor, pero no alcanza para la cantidad de estudiantes (son 1.500), entonces los chicos pasan frío y los padres están molestos», dijo a Contexto Floreal Prietto, secretario general de Suteba Berisso.

Prietto es director de la Escuela Secundaria N° 12 de Berisso, donde «las ventanas de las aulas no cierran porque están rotas y las estufas no alcanzan y son viejas». También sostuvo que «durante siete días los baños estuvieron tapados». Por otro lado, en la Primaria N° 1 «hace un año que no hay gas», afirmó.