Con asambleas populares en todo el país, los movimientos sociales comenzaron el plan de lucha para exigir ser incluidos en el paquete de medidas anunciado por el presidente Mauricio Macri tras la escalada del dólar y la consecuente devaluación del peso.

En este marco, los movimientos sociales exigen «medidas concretas para el sector de la Economía Popular», entre ellas, más fondos para los comedores y merenderos comunitarios, un bono de 2.000 pesos en sintonía con lo anunciado por el presidente, un aumento del 50% del Salario Social Complementario y la posibilidad de formar parte del Consejo del Salario, que determinará el aumento del mínimo, vital y móvil.

Leer también: Para las organizaciones sociales, las medidas de Macri «son superficiales y electorales»

Por otro lado, plantearon el cese de las suspensiones de los programas laborales y mayor oferta para la Economía Popular, la sanción de la ley de emergencia alimentaria, una prórroga de la emergencia social y el aumento extraordinario para las jubilaciones y pensiones mínimas.

Polentazo en el Obelisco

El epicentro de la jornada se dio en el Obelisco porteño. Allí desembarcaron numerosas organizaciones sociales, entre ellas, Barrios de Pie, Corriente Clasista y Combativa (CCC), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), el Frente Darío Santillán y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL).

Vale destacar que de los 85.700 millones de pesos destinados al paquete de medidas anunciadas por el gobierno nacional, casi el 90% va a la clase media y media alta, mientras que alrededor del 10% se destina a los sectores vulnerables y la clase media baja, según un informe del Instituto de Trabajo y Economía (ITE), de la Fundación Germán Abdala.

«Luego de la derrota contundente que sufrió el modelo de Mauricio Macri en las PASO del 11 de agosto, el mercado y el gobierno de empresarios hizo descargar su furia contra el pueblo devaluando la moneda y elevando los índices de inflación, lo que aumenta los niveles de pobreza e indigencia, que siguen golpeando el entramado social», dijo a Contexto Cristian Medina, referente de Barrios de Pie La Plata, en la asamblea popular realizada en 7 y 50.

Medina: «el mercado y el gobierno de empresarios hizo descargar su furia contra el pueblo devaluando la moneda y elevando los índices de inflación, lo que aumenta los niveles de pobreza e indigencia que siguen golpeando el entramado social».

En este escenario, los movimientos sociales exigen ser escuchados. Para ello, tras la asamblea del Obelisco, anunciaron una gran jornada de lucha nacional para el jueves 28 a las puertas del Ministerio de Desarrollo Social y una movilización para el 30 al Consejo del Salario.

«Participar del Consejo del Salario nos permitiría profundizar esa institucionalidad que logramos con la Ley de Emergencia Social y que tenemos que lograr para adelante. Nuestra sociedad no puede seguir fragmentada entre los trabajadores que están en mejores condiciones y los que están con una profunda marginalidad», apuntó Esteban «Gringo» Castro, referente de la CTEP, tras la asamblea en el Obelisco, en diálogo con Radio Gráfica.