Luego de la dramática semana que le sucedió a las elecciones primarias en las que el Frente de Todos tuvo un aplastante triunfo sobre el oficialismo, que, además de una profunda aceleración de la crisis, derivó en la renuncia del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el presidente Mauricio Macri volvió a comunicarse con Alberto Fernández este lunes. 

La información sobre la conversación trascendió luego de la jura del nuevo titular de la cartera de Hacienda, Hernán Lacunza, el martes por la mañana. Fue el segundo diálogo que tuvieron en cinco días y en el que acordaron encuentros entre el ahora juramentado ministro Lacunza y economistas de los distintos partidos de la oposición. 

«Yo le propuse al presidente, frente a la situación que se agrava y que entiendo es una situación muy incómoda para él, que nos demos la libertad de hablar cuando uno de los dos necesite hablar, y ayer el presidente me llamó», contó la noche del martes Fernández durante una entrevista en Canal 13. 

Según el candidato del Frente de Todos, Mauricio Macri estaba «preocupado por lo que estaba pasando en Nueva York con unos bancos que estaban ejecutando unas garantías que significaron que perdamos cerca de 3.000 millones de dólares de reservas. Me planteó su preocupación y le dije lo que me parecía», completó. 

«Le dije que, en lo que esté a mi alcance, cuente conmigo, sabiendo que lo que está a mi alcance es muy poco porque yo ni siquiera soy un presidente electo y eso limita mucho mi capacidad de acción», dijo Fernández. 

Durante la entrevista también confirmó que Macri le pidió que «dé señales a los mercados», pedido que derivó en una instrucción a dos economistas cercanos al candidato (Emmanuel Álvarez Agis y Guillermo Nielsen) para que realizaran declaraciones para despejar dudas y dar precisiones sobre el manejo de la economía en un eventual gobierno de Fernández. 

En la mañana del martes, luego de la jura de Lacunza como ministro, se anunció en conferencia de prensa la convocatoria a economistas de los distintos espacios políticos que competirán en las elecciones generales de octubre. 

Efectivamente, más tarde fue el turno del primer referente económico opositor en reunirse con el reemplazante de Dujovne, el economista y diputado nacional Marco Lavagna, hijo del candidato de Consenso Federal. 

«Cuantas más conversaciones podamos tener, bienvenido», dijo Lavagna a la salida de la reunión, y precisó que el encuentro se centró en «cómo empezar a estabilizar la situación y después en cómo encarar un rumbo que tiene que cambiar en torno a la economía argentina». 

«Algunas de las cosas que nosotros planteamos es, primero, la necesidad de tener una coordinación muy grande y aceitada con el BCRA para estabilizar el tipo de cambio y dar previsibilidad. Después, sí, sentarse con el FMI para generar mejores condiciones al próximo gobierno», apuntó. 

Antes de la reunión, el referente económico de Consenso Federal había dicho que el acuerdo con el Fondo había que «tirarlo a la basura» durante una entrevista radial. Consultado por la prensa a la salida del encuentro con Lacunza, afirmó que «el acuerdo con el Fondo ya se cayó por los incumplimientos que ha tenido, hay que sentarse con el Fondo y renegociar un nuevo acuerdo donde la prioridad sea el crecimiento, pero eso posiblemente sea algo que termine el próximo gobierno». 

Aunque todavía no hubo una fecha fijada, también fueron convocados otros espacios políticos, con excepción del Frente de Izquierda, que, aunque no fueron invitados, aclararon que no asistirían.