La Asociación Civil Consumidores Responsables denunció que la quita del impuesto al valor agregado (IVA), anunciada en el Boletín Oficial por el gobierno nacional el jueves pasado con el fin de amortiguar el impacto de la devaluación, no se implementa con claridad. En La Plata, sus integrantes realizaron un relevamiento de las principales cadenas de supermercados y detectaron irregularidades en la aplicación, falta de difusión sobre los productos que recibirían este beneficio e inconsistencias entre lo informado en las góndolas y lo marcado en los tickets de compras.

El ex diputado provincial socialista y presidente de la Asociación Civil Consumidores Responsables, Henry Stegmayer, dijo que tras realizar una recorrida durante el fin de semana en la capital bonaerense notó que es evidente «la improvisación del anuncio, que se largó para tener algo para decir, pero que no está estudiado ni bien puesto en marcha». En este sentido, pudieron constatar que «en la cadena Disco y Vea directamente no hay nada, no hay ningún cartel que anuncie precios sin IVA ni que lo están poniendo en marcha».

«en la cadena Disco y Vea directamente no hay nada, no hay ningún cartel que anuncie precios sin IVA ni que lo están poniendo en marcha»

El representante de Consumidores Responsables dialogó con Radio Futura, donde también afirmó que diferente es el caso de Carrefour, donde señalaron que en las cajas se modificaron los precios y que a la brevedad modificarán lo indicado en las góndolas. Asimismo, en Walmart anunciaron que la quita abarcaría a todos los productos, aunque desde la gerencia informaron que no incluiría aquellos que forman parte del programa Precios Esenciales. «Pero esto no es un descuento o una promoción. Es una medida que toma el gobierno; los funcionarios dijeron que a todos los productos se les descontaría el IVA», aclaró Stegmayer en disconformidad.

«Es todo tan improvisado que una medida que se podía tomar como positiva no es clara. Cuesta pensar cuánto le va a servir a la gente. Todo es demasiado confuso»

Los comercios pequeños resultan perjudicados por la medida debido a que compran sus artículos en mayoristas, con el impuesto al consumidor. «Es todo tan improvisado que una medida que se podía tomar como positiva no es clara. Cuesta pensar cuánto le va a servir a la gente. Todo es demasiado confuso», agregó Stegmayer.

A pesar de lo constatado por esta asociación, el director nacional de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño, destacó que tras las primeras 72 horas de aplicación de la medida desde el gobierno «observamos una baja del precio».

«Hay algunos productos atados al dólar, como harinas y aceites, en donde no hubo mayor aumento», destacó Blanco Muiño, y explicó que «en esos productos vimos que se está atenuando el impacto de la devaluación. En los otros vemos que se produjo una baja del precio, que no es lineal, no es que por restarle el 21% de IVA baja un 21% el precio del producto. Porque el precio final tiene también otros componentes». Además, aclaró que se debe aplicar a los programas vigentes como Precios Esenciales o Precios Cuidados y que la rebaja no está condicionada a ningún tipo de pago ni a promociones.

El oficialismo lanzó esta medida a fin de paliar la suba en los alimentos y garantizar los derechos «al consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno», según difundieron en el Boletín Oficial del 15 de agosto pasado. La baja a cero del IVA se extenderá hasta el 31 de diciembre sobre catorce rubros de alimentos que forman parte de la canasta básica: pan, leche, aceite de girasol y de mezcla, pastas secas, arroz, harina de trigo, polenta, rebozador y pan rallado, yerba mate, mate cocido, té, conservas de frutas, hortalizas y legumbres, yogures y azúcar.