Pasadas las PASO, en las que el intendente de La Plata, Julio Garro, recibió un fuerte revés en las urnas, la comunidad platense volvió a ratificar los reclamos en materia de planificación urbana al alcalde de la capital bonaerense. Tal es el caso del colectivo de vecinos inundados en 2013, que una vez más exigieron el cese inmediato de la cementación de espacios verdes de absorción, obras que definieron como «mero maquillaje electoral».

«El pasado domingo fueron las elecciones PASO. El resultado electoral dejó a las claras un fuerte rechazo a las políticas de los gobiernos nacional, provincial y municipal. En los tres estamentos hubo un eje claro de campaña, las obras públicas. Es evidentemente que Macri, Vidal y Garro, por nombrar los gobernantes que nos competen, creyeron que con estas obras de maquillaje lograrían tapar el desastre económico al que llevaron al país», es el puntapié de un fuerte comunicado emitido ayer desde la Asamblea Vecinal Barrio Norte, una de las varias entidades que han apuntado al intendente Garro por la sobrecarga de obras públicas durante la campaña electoral.

Lee también: Asambleas de inundados convocaron a los precandidatos: «Queremos que firmen un compromiso con los vecinos»

Una vez más, los frentistas ponen en discusión la falta de respuestas que la gestión municipal desarrolló en los últimos años, en especial a la hora de ocuparse de prevenir inundaciones, eje de campaña que lo llevó a ganar las elecciones de 2015.

«Pero ahora nos preguntamos: ¿Qué harán en estos poco menos de tres meses que les quedan de gestión? ¿Terminarán esa obras, y con ellas, el desastre anunciado por la gente? ¿Dejarán todo paralizado para que se arregle el que sigue? ¿O por fin nos llamarán, aunque tarde, para dejar expuestas nuestras posturas?», se preguntan los vecinos en su comunicado.

«nos preguntamos: ¿Qué harán en estos poco menos de tres meses que les quedan de gestión? ¿Terminarán esa obras, y con ellas, el desastre anunciado por la gente? ¿Dejarán todo paralizado para que se arregle el que sigue?»

La cementación de la rambla de 32, los terrenos públicos privatizados en Tolosa –considerados como espacios clave de absorción de agua–, el proyecto de bajo nivel de 1 y 32, son algunas de las obras contra las que la comunidad vecinal se ha pronunciado en los últimos meses, sin obtener siquiera una señal de diálogo con el gobierno local.

«Luego del fracaso electoral, la gobernadora Vidal salió de inmediato a decir que ahora iban a escuchar a las pymes, a los comerciantes, a la clase media. Nosotros le decimos a nuestro intendente, ¿nos va a escuchar ahora o va a seguir en la misma línea que ni siquiera le sirvió para ganar?», dijo a Contexto José Rusconi, referente del colectivo de frentistas de Barrio Norte. Ese espacio desde hace varios meses comenzó a llevar adelante protestas y acciones para poner en visibilidad la avanzada de Garro sobre espacios públicos de delicado impacto ambiental.

Lee también: Garro hace campaña pero los inundados denuncian que el «riesgo sigue»

«La cementación porque sí es una locura. En la medida en que no hayan obras fundamentales y necesarias para realmente contener el riesgo hidráulico, la ciudad va a seguir inundándose. El derivador de avenida 32 es un claro ejemplo de ello. Nosotros hemos hecho varias intervenciones en las obras, intentamos rellenar los pozos de avenida 32 con carretillazos. Vamos a seguir adelante», expresó Rusconi, quien apuntó contra la «irresponsabilidad de Garro por el solo hecho de ganar votos».

A situaciones como estas se suma también el drama padecido por los vecinos de la zona de Villa Castells-Gonnet, que están lidiando desde principio de año con la obra del acueducto de avenida 489, anunciada como la «solución definitiva para la falta de agua potable», pero que hasta el momento no se pudo inaugurar por constantes fallas y averías.