Tras el triunfo contundente de Axel Kicillof frente a la gobernadora María Eugenia Vidal, los precandidatos a intendentes del Frente de Todos salieron fortalecidos, con un gran crecimiento para muchos de ellos, que quedaron a un paso de consolidarse en octubre.

En Quilmes el Frente de Todos llegaba con seis precandidatos, que obtuvieron una suma total del 50,66% de los votos. El 53% de esos sufragios correspondieron a la diputada nacional y referenta de La Cámpora, Mayra Mendoza, que se alzó con la interna y competirá en octubre mano a mano con el intendente Martiniano Molina, que quedó muy por debajo del peronismo, con un 31,77% de los votos.

«El Frente de Todos ganó ampliamente a Juntos por el Cambio a nivel local; y hablé con el resto de los precandidatos para trabajar juntos de cara a octubre», dijo la diputada tras alzarse victoriosa en la interna.

Mendoza: «El Frente de Todos ganó ampliamente a Juntos por el Cambio a nivel local; y hablé con el resto de los precandidatos para trabajar juntos de cara a octubre».

En Lanús, el intendente Néstor Grindetti, de Juntos por el Cambio, tuvo una mala elección y obtuvo solo el 34,44% de los votos. En la vereda de enfrente, el Frente de Todos se consolidó con el 48% de los votos y la interna se la quedó el exlegislador Edgardo Depetri.

«El pueblo eligió porque este gobierno los hace pasar hambre. No hay un mango, todos los días cierra una empresa pequeña y mediana», dijo Depetri tras el triunfo. «Les ganamos a Grindetti, Vidal y Macri», apuntó el ahora candidato, quien llamó a los suyos a trabajar juntos de cara a octubre.

Depetri: «El pueblo eligió porque este gobierno los hace pasar hambre. No hay un mango, todos los días cierra una empresa pequeña y mediana».

Similar escenario se vivió en Tres de Febrero, donde el Frente de Todos, con sus cinco precandidatos, cosechó un 46,45% de los votos, alzándose triunfal en la interna el diputado provincial Juan Debandi. En octubre, el ahora candidato se verá la cara con el actual intendente Diego Valenzuela, que las críticas a su gestión le valieron obtener un 34,57% de los votos.

En el noroeste bonaerense, en Junín, el Frente de Todos cosechó el 48,52% de los votos, quedandose con la interna el exintendente massista Mario Meoni. El jefe comunal de Juntos por el Cambio, Pablo Petrecca, que busca la reelección, quedó más de diez puntos abajo.

En San Martín, donde la gobernadora María Eugenia Vidal hizo su gran apuesta poniendo a Santiago López Medrano, su ministro de Desarrollo Social, como candidato, el intendente Gabriel Katopodis arrasó con el 50,87% de los votos, frente al 28,67% del postulante de Juntos por el Cambio.

Otra gran apuesta de Juntos por el Cambio era la del actual ministro de Educación Alejandro Finocchiario, quien se postuló en el bastión peronista de La Matanza. Allí, solo obtuvo el 20,47% de los votos, frente al 60,45% de Fernando Espinoza, que se encamina a volver a convertirse en intendente.

En Bahía Blanca, emblema de la sexta sección electoral, el intendente Héctor Gay tuvo un ajustado triunfo con el 39,68% de los votos, frente al 37,07% que obtuvo el candidato del Frente de Todos, Federico Susbielles, que buscará redoblar esfuerzos para alcanzar al hoy jefe comunal.

«Vamos a redoblar los esfuerzos y a seguir trabajando con más alegría y esperanza que nunca, para poder tener un nuevo gobierno en Bahía Blanca a partir del 10 de diciembre», sostuvo el actual senador.

En General Rodríguez, en tanto, todo indica que para octubre el distrito cambia de sello político. Es que el actual intendente de Juntos por el Cambio, Dario Kubar, obtuvo el 33,73%, frente al 52,05% del Frente de Todos, donde se alzó con la interna Mauro García. El dato relevante es que el actual jefe comunal consiguió unos 17.971 sufragios, mientras que García lo superó con un 21.249, según datos de la Dirección Nacional Electoral.

En General Puerreydón, Juntos por el Cambio cosechó entre sus dos precandidatos un 35% de los votos. La diputada y precandidata del Frente de Todos Fernanda Raverta quedó abajo, con 27,49% de los votos.