La fórmula del Frente de Todos integrada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner arrasó en las PASO y sacó el 47% de los votos, por sobre la dupla oficialista de Juntos por el Cambio de Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto, que obtuvo el 32%. Así, el peronismo se encaminó a ganar las generales en octubre. La tercera fuerza fue Consenso Federal, con el 8,47% de los sufragios.

Se eligieron los candidatos a presidente de cada fuerza que competirán en las elecciones generales del 27 de octubre. Según datos oficiales, votó el 75% del padrón. El Frente de Todos venció en todos los distritos del país a excepción de la provincia de Córdoba y la CABA, donde se impuso Juntos por el Cambio.

La estrategia de unidad del frente opositor dio sus frutos y superó las expectativas más optimistas. Después de una hora de demora en dar a conocer los resultados por parte del gobierno nacional, Alberto Fernández salió a escena de la mano de Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y Lita Boitano, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas.

«Necesitábamos terminar con este tiempo y comenzar otra historia», afirmó en medio de la algarabía que se apoderó del búnker del Frente de Todos. «La Argentina escuchó el mensaje de su campaña», dijo Fernández, y enumeró una serie de consignas entre las que resaltó la defensa de la educación pública, la construcción de nuevas universidades, la defensa de las pymes y los ingresos de los jubilados. También se manifestó en contra de la reforma laboral.

Los primeros en subir al escenario fueron Axel Kicillof y Verónica Magario, dupla que le dio una paliza a Vidal y consiguió el 49% de los votos en la provincia de Buenos Aires. Detrás de ellos se ubicaron Máximo Kirchner, Sergio Massa, Juan Manzur, Wado de Pedro, Malena Galmarini, Luana Volnovich, Andrés Larroque, Leonardo Grosso y Felipe Solá, entre otros.

«Hoy Argentina dio un veredicto claro, que dice cambiemos, pero cambiemos en el mejor sentido. De lo que Argentina se dio cuenta es que el cambio somos nosotros», señaló Fernández. «Se termina el concepto de grieta, venganza y cualquier cosa que nos divida», fue otra de sus frases. Se comprometió a tener una Argentina «donde todos tengan lugar», y dijo que «el trabajo que tenemos es que los argentinos recuperen la felicidad que han perdido».

Fernández: «Hoy Argentina dio un veredicto claro, que dice cambiemos, pero cambiemos en el mejor sentido. de Lo que Argentina se dio cuenta es que el cambio somos nosotros».

«En Juan [Manzur] va mi agradecimiento a todos los gobernadores que hicieron posible este resultado, a todos los que nos acompañaron en Rosario», continuó Fernández dirigiéndose al gobernador tucumano, luego de la foto que obtuvo con los gobernadores peronistas la semana pasada en Rosario en el marco de su acto de cierre de campaña en el Monumento a la Bandera.

Minutos antes, en el búnker ubicado en el comando de campaña ubicado en el Complejo Cultural «C», en Av. Corrientes 6271, en el barrio de la Chacarita, se proyectó un video de Cristina Kirchner, que no estuvo presente en el búnker peronista porque votó en Río Gallegos y no había disponibilidad de vuelos vespertinos para su regreso.

En la grabación, la candidata a vice sostuvo que la elección refleja «una manifestación de voluntad muy importante», y pidió que «esta noche se conozca el número verdadero por los argentinos que fueron a emitir su voto».

«Se siente, se siente, Alberto presidente», fue el grito del público, que explotó en gritos cuando Fernández chicaneó a Macri: «A los que recomendaron irse a dormir, les pido por favor que no se duerman más, porque durmieron mucho tiempo y nos generaron un problema enorme». Un rato antes, Macri había invitado a sus oyentes, durante su discurso con tono y rostro frustrados, a irse a dormir cuando todavía no se conocían los resultados oficiales.

Máximo Kirchner, candidato a diputado nacional y figura clave del armado opositor, también habló en los festejos. «El desafío del próximo gobierno es uno: que los números en la Argentina cierren con la gente adentro. No se trata de reconstruir lo que fue sino construir lo que viene».

Habló también de la unidad conseguida entre las distintas partes del peronismo y dijo que «la victoria es fruto de muchos de nosotros». A su lado se encontraba Sergio Massa, quien subrayó que los resultados fueron «una ola de esperanza que derrotó a la mentira». Y añadió que «los argentinos derrotaron a la especulación financiera. Hoy los argentinos que quieren la patria unida le pusieron un límite a aquellos que toman las decisiones mirando una oficina fuera de la Argentina.

El Frente de Todos esperó el resultado en su búnker en Chacarita. Allí, por la información de las bocas de urna, antes de que se conocieran los resultados sus militantes se mostraron optimistas bailando canciones de cumbia y cuarteto. Alberto Fernández llegó cerca de las 21 hs y fue recibido por un numeroso grupo de personas que de modo efusivo se acercaron para expresarle su apoyo y esperanza en un nuevo gobierno.

Macri, por su parte, habló desde su búnker en Costa Salguero a las 22:10 hs, luego del discurso de Horacio Rodríguez Larreta y cuando todavía no se habían dado a conocer los resultados. En el escenario junto a él estuvieron Miguel Ángel Pichetto, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Marcos Peña, Elisa Carrió, Gabriela Michetti y Diego Santilli. «Hemos tenido una mala elección», reconoció decaído. Llamó a «redoblar los esfuerzos para continuar con el cambio» y ratificó lo que había dicho por la mañana, cuando afirmó que esta elección «va a definir los próximos treinta años».