A horas de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), continúan las denuncias y críticas de la oposición y de especialistas por las irregularidades del nuevo sistema de transmisión electrónica de los telegramas a cargo de la cuestionada empresa Smartmatic, elegida por el gobierno nacional, ganadora en abril de 2018 de la licitación que llevó a cabo el Correo Argentino.

«El software no está terminado, tiene errores, no lo quieren entregar para no evidenciar eso. La Justicia dijo que esto tenía que estar entregado treinta días antes de las elecciones y no se cumplió. Después de vencido ese plazo, se hicieron pruebas y hubo fallas importantes. Deben estar arreglándolo todavía», afirmó Sebastián Uchitel, director del Instituto de Investigación en Ciencias de la Computación de UBA/CONICET.

Leer también: Advierten 46 fallas en el nuevo sistema de escrutinio provisorio

El ingeniero de software aseguró que durante los simulacros de escrutinio provisorio que se llevaron a cabo en la sede del Correo Argentino y en escuelas de distintos puntos del país «hubo transmisiones que no llegaron a destino». «Hay componentes del software que tienen fallas conocidas”, añadió en declaraciones radiales.

Smartmatic es una empresa con una larga lista de denuncias en distintas partes del mundo por fraude, filtración de información y manipulación de datos. Se utilizó su sistema de recuento electrónico en Venezuela, Italia, Filipinas y El Salvador.

El Frente de Todos presentó esta semana un recurso de amparo ante la jueza con competencia electoral María Servini, donde pidió impugnar el método de escrutinio provisorio de la empresa. En el texto se solicitó que «se deje sin efecto la aplicación del proceso de digitalización de los telegramas de escrutinio de cada mesa, transmisión y contabilización de los resultados provisorios» de las PASO.

Leer también: El Frente de Todos presentó un amparo para frenar el escrutinio de Smartmatic

La jueza resolvió no tratar el amparo por la falta de tiempo entre la presentación y el día de las elecciones. La “medida adicional” que tomó fue la designación de veedores judiciales que controlarán la transmisión de los resultados.

En medio de este panorama, el gobierno nacional volvió a defender el mecanismo electrónico que en las últimas semanas se convirtió en tema central de la campaña. Se basó en que permite reducir los tiempos del conteo de votos.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, expresó ayer en conferencia de prensa que “estamos convencidos que las mejoras incorporadas en esta elección no solo van a reducir los tiempos en los cuales los argentinos vamos a conocer los resultados provisorios del escrutinio, sino que además vamos a incrementar los mecanismos de control por parte de la oposición en la votación”.

Ariel Garbarz, ingeniero en electrónica y telecomunicaciones y docente de la UBA y la UTN, remarcó a través de su Twitter: “solo podemos confiar en los resultados informáticos de los centros de cómputos partidarios y no en el oficial manipulado con el (programa de software) Election360. Y hay que esperar el escrutinio legal con las actas originales”.