Por Ramiro García Morete

“Nos hace bien salir un poco / Podemos ver más allá…” Ivana y Chucky estaban mirando videos de YouTube en la computadora. Correría el año 2013 y ambos habían llegado desde Entre Ríos a estudiar. Cuando escuchó a Eruca Sativa versionando “Eleanor Rigby” de los Beatles, la joven odontóloga pensó en voz alta: “¿Y si armáramos una banda?”. Si bien el bajista seguía vinculado a la música y cierta inclinación folklórica, ella solo contaba con la experiencia adolescente de la banda de covers “Soldaditos de plomo”. Fede, amigo entrerriano y baterista afín al sonido pop, también estaba encarando un proyecto personal en Capital Federal. Cruzaron mensajes y no pasaría mucho hasta que estuvieran tocando canciones de Divididos, Charly o Eruca. La otra Bertoldi (Marilina) incidiría en forjar y animar a la cantante de una banda de por sí heterodoxa, donde el guitarrista Ansel llegó para aportar su gusto por el rock contemporáneo. De Tame Impala a Usted Señálemelo, la banda no oculta influencias con la seguridad de quien propone algo distinto. El EP audiovisual editado en 2016 expondría un ensamble sólido y versátil. Pero la necesidad de salir y ver más allá se materializa en El Desgaste, oscilando entre el pop, el rock y una producción impecable de Leo Jurel Costa. Canciones distintas entre sí, pero cohesionadas por un sonido pulido y líricas que versan sobre una sociedad cargada de angustias y falta de empatía. Más allá de las etiquetas, Dende Gurí.

“Fue un trabajo bastante duro por el tiempo que llevó. Pero una vez que logramos el objetivo decidimos sacar seis temas de varios que había”, cuenta la cantante. Y sigue: “Fue lo que se produjo y salieron. El nombre del disco surge en representación de lo que dicen las letras de la canción. Es bastante humano en el sentido de que habla sobre el desgaste social, lo que va sufriendo el humano día a día. El disco te va llevando a varios lugares, tanto musicales como anímicos”.

Ivana se manifiesta sobre el eclecticismo: “Nos ha pasado de encontrarnos con situaciones de que nos digan ‘están yendo para muchos lugares’. Pero vamos encontrando nuestro sonido, que nos identifica. Lo que intentamos mucho es que ningún tema se parezca a otro. Siempre buscamos encontrar variedad”.

Quizá sea por el nombre, por las “eses” aspiradas o canciones como fuimos, que detrás de la modernidad parece habitar un aire telúrico: “Cuando comenzamos, Chucky hacía canciones en base a eso, tenía mucha influencia del folklore. Yo precisamente nunca fui cantante de folklore, aunque uno también va adaptándose e incorporando estilos. Cada uno tiene su estilo y vamos adaptando para mezclar influencias y generar un sonido bueno”.

El Desgaste lo basamos mucho en la crisis que pasamos hoy como país. Inclusive Chucky perdió el trabajo y fue muy difícil solventar la situación. Digamos que socialmente nos enfocamos mucho, aunque sin explicitar”. Por supuesto, la coyuntura los afecta para sostener la banda: “Esa parte es la más complicada. Manejarte en el rubro del under es remar y remar para ir consiguiendo espacio, para conocer gente. Moverte muchísimo, poner dinero de uno, ahorrar, invertir, todo es una suma de cosas. Pero cuando uno lo hace con amor y dedicación, le encuentra la vuelta”.