Por Pablo Pellegrino

El precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el Frente de Todos, Axel Kicillof, participó este martes de la inauguración de un espacio cultural en el centro platense junto a dirigentes opositores de la región, candidatos provinciales y nacionales. 

El ex ministro de Economía diagramó los principales ejes de la campaña y analizó los principales problemas que atraviesa el territorio bonaerense. «Hay muchos instrumentos en la provincia que la gobernadora no usó, y especulo que no lo hizo porque hacerlo era una manera de denunciar a su socio político que es Macri: ir a salvar una empresa que cierra o ir a salvar un trabajador que pierde su empleo sería denunciar a Macri», dijo. 

A seis días de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que dirimirán las internas y definirán los candidatos para octubre, Kicillof estuvo acompañado por los cinco candidatos que el Frente de Todos tiene en La Plata: la presidenta del bloque de diputados bonaerenses de Unidad Ciudadana, Florencia Saintout, el exjuez Luis Federico Arias, la concejala Victoria Tolosa Paz, el diputado provincial Guillermo Escudero y el dirigente Federico Martelli. 

Además estuvieron presentes los candidatos a senadores provinciales Omar Plaini y Lorena Riesgo, el intendente de Ensenada y candidato a renovar su mandato, Mario Secco, el candidato a disputar la ciudad de Berisso, Fabián Cagliardi, el presidente del Partido Justicialista Bonaerense, Fernando Gray, el actual senador nacional Marcelo Fuentes y el ex diputado nacional Carlos Kunkel. 

Kicillof: «Es muy triste la gobernación en el estado que está, pero es muy triste también ver en La Plata que el parque industrial no se abre, que los comercios cierran».

«Es muy triste la gobernación en el estado que está, pero es muy triste también ver en La Plata que el parque industrial no se abre, que los comercios cierran», afirmó Kicillof, y sostuvo que «no solo es triste la realidad que vivimos en la provincia, sino también la negación de la realidad y la inacción». 

Sobre la campaña que encabeza a nivel provincial con la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, el exministro consideró que el objetivo es «develar la realidad» que viven los bonaerenses, «señalar» a los responsables de esa situación y mostrar las propuestas del espacio. «Estamos recibiendo ataques de muchísima bajeza y hemos decidido no responder porque lo único que se quiere hacer con eso es distraer», añadió. 

«Estamos recibiendo ataques de muchísima bajeza y hemos decidido no responder porque lo único que se quiere hacer con eso es distraer»

También se refirió a los cuestionamientos realizados por la oposición contra las modificaciones en el sistema de transmisión de datos provisorios que el gobierno de Mauricio Macri decidió cambiar dando lugar a la empresa Smartmatic. «Debería explicar el gobierno por qué un sistema que funcionaba lo cambió por una empresa mundialmente cuestionada», manifestó Kicillof. E ironizó: «No sabemos cuánto nos va a llegar de luz, por lo menos queremos saber qué votó la gente».

«La nuestra va a ser una política basada en el empleo como ordenador de la cuestión social y de la producción en la provincia de Buenos Aires», señaló el candidato del Frente de Todos, y se refirió particularmente a la situación en la región de La Plata, Berisso y Ensenada.

«El abandono que hay del tejido productivo de la Provincia le está pegando especialmente a esta zona. No se ha hecho nada porque este no es un gobierno preocupado por la producción y el empleo»

«El abandono que hay del tejido productivo de la provincia le está pegando especialmente a esta zona. No se ha hecho nada porque este no es un gobierno preocupado por la producción y el empleo», indicó. En ese marco, destacó las reuniones que mantuvo con sectores productivos de la región, entre los que destacó fundamentalmente al Astillero Río Santiago y el «abandono» del gobierno de María Eugenia Vidal a las empresas públicas. 

Consultado por la reciente suba del dólar y la disparada del Riesgo País, que el lunes llegaron a los máximos registros de los últimos meses en que el gobierno apuntó todos sus cañones a mantener la «paz cambiaria», dijo estar «preocupado» porque «el gobierno de Macri es dolarizado». En esa línea, afirmó que la suba de la divisa impacta en distintos rubros, como las tarifas, la nafta y otros servicios que actualmente cotizan a precio internacional. «La nafta esta en dólares, el gas, la luz están en dólares. ¿Cómo no nos va a preocupar un aumento del dólar?».