Vecinos del barrio Los Olivos (157 a 159 entre 34 y 35) desde el miércoles pasado se encuentran sin el suministro tras un corte de la empresa EDELAP, que aún sigue sin brindar respuestas. Ayer por la tarde decidieron cortar Av. 44 en busca de una solución.

Según detallaron vecinas que participaron de la movilización, el barrio, conformado hace ocho años, aún no tiene una conexión segura de luz a pesar de sus constantes reclamos a la empresa EDELAP para que se encargue de la situación y coloque los medidores para que los frentistas puedan acceder al servicio.

Sin el tendido eléctrico seguro y sin respuesta alguna de EDELAP ni intervención del Municipio, los vecinos tendieron cables para acceder a la electricidad de manera precaria, pero la empresa decidió cortárselos el miércoles pasado, sin brindarles la opción de tener la conexión segura que vienen exigiendo hace años.

Luego de una semana sin luz, los problemas del barrio se multiplicaron. «Tengo comedor. Se nos pudrió toda la carne. La tuvimos que tirar. Las calles es impresionante que no se puede pasar; los cables de luz que estamos todos enganchados parecen una tela de araña. Es impresionante el barrio como estamos viviendo. Necesitamos una solución ya», explicó a Contexto Carmen Díaz, vecina del lugar.

«Hace ocho años que estamos acá, peleando por la luz y por la calle. Nunca nos dieron una respuesta»

Las calles es otro gran problema que tienen los vecinos. Según advierten, parece «un pantano», tanto es así que ni las ambulancias ni los patrulleros ingresan al lugar. En este marco, hace tres años un vecino falleció al no contar con la asistencia médica a tiempo.

«Ya es una vergüenza cómo está este barrio, tendría que venir algún delegado o algún candidato a ver cómo vivimos. Necesitamos que nos solucionen el problema del barrio, las calles, como se debe», sostuvo Díaz, quien cargó contra el Municipio. «Siempre quieren los votos, somos los pobres los primeros que vamos a votar y estamos cada vez peor», dijo la vecina.

Tras el corte, no hubo respuestas concretas para las vecinas, quienes decidieron hoy mismo desembarcar en las oficinas de EDELAP a reclamar al respecto. En caso de no haber soluciones, advierten que volverán a cortar la 44 hasta tener el suministro correspondiente.