El Teatro Argentino de La Plata continúa en una delicada situación de funcionamiento y recientemente una serie de hechos lo expusieron. Los trabajadores del Coro Estable denunciaron en las últimas horas que hay «graves problemas de falta de presupuesto y programación», los cuales «se traducen en incumplimiento de llamado a concursos y de convocatoria a paritarias, carencia de planteles básicos y condiciones de trabajo insalubres».

Si bien el panorama fue expuesto en detalle el viernes con una conferencia de prensa en las puertas del teatro -el abrazo simbólico previsto se suspendió por las lluvias-, el reclamo es permanente pero cada vez más grave.

«Existe una falta de ejecución y recortes de partidas presupuestarias. También pedimos una programación acorde a un teatro de esta magnitud»

Los empleados del lugar atribuyeron los problemas a la «pésima» gestión del Ministerio de Gestión Cultural que conduce Alejandro Gómez, y en particular al manejo del director Martín Bauer, sobre quien pesa un pedido de renuncia por parte de los miembros de los cuerpos artísticos, como el Coro, el Ballet y la Orquesta.

«Existe una falta de ejecución y recortes de partidas presupuestarias. También pedimos una programación acorde a un teatro de esta magnitud porque estamos prácticamente desprogramados», dijo a Contexto Hugo Ponce, referente de ATE en el lugar y cantante tenor.

La finalización de las obras de remodelación y mayores recursos humanos para el Coro, a fin de poder contar con el plantel necesario para la reprogramación de la reapertura, fueron las otras demandas cuyas respuestas la gestión provincial no da. «Los planteles y estructuras de cada cuerpo artístico y los sectores técnicos necesitan refuerzos para poder desarrollar su labor de manera adecuada. No tenemos la cantidad suficiente de personal y tampoco se llama a concurso para cubrir las vacantes», añadió Ponce.

El gremialista también cuestionó que Provincia apunte sus políticas culturales a megarrecitales mientras el teatro no tiene sus condiciones mínimas.

«No tenemos la cantidad suficiente de personal y tampoco se llama a concurso para cubrir las vacantes»

El Teatro Argentino tiene sectores artísticos (coro, ballet y orquesta) y sectores técnicos (zapatería, maquillaje, peluquería, herrería, carpintería, sastrería, diseño gráfico, entre otros). Como patrón común, en la mayoría de las áreas hay trabajadores con categorías más bajas que las que tendrían que tener de acuerdo con la tarea que desempeñan. Y así se jubilan, lo cual afecta los montos de sus haberes.

«Aunque hubo algunos avances desde el punto de vista edilicio, todavía hay problemas de fondo. Hoy un ingresante con la categoría mínima cobra menos de 20 mil pesos. La mayoría de los agentes en esta situación están en mantenimiento y servicios, por lo que el edificio no se puede mantener. Y la falta de concursos hace que otras áreas se vacíen», señaló a Contexto Julián Ricciardi, trabajador en el Taller de Escultura y Utilería del teatro desde 2004.

Suspendieron las funciones de ballet

El jueves, otro episodio sacudió el ambiente del teatro y dejó en evidencia la precariedad de la gestión del reconocido espacio. Las autoridades suspendieron las funciones de ballet previstas para los días 25, 26, 30 y 31 de julio. Lo hicieron media hora antes del inicio de una función. El motivo fue que no había calefacción en todas las salas debido a fallas en la caldera, lo que provocó que el sector de termomecánica, a cargo de su funcionamiento, lleve a cabo una retención de tareas para hacer llegar sus reclamos a Bauer.

«Lamentamos que las autoridades no gestionaran una solución urgente para evitar la cancelación de tantas funciones»

«Ante esta situación, el escenario de la sala Piazzolla estaba calefaccionado, pero los camarines donde debemos cambiar el vestuario de una obra a otra y los pasillos donde aguardamos para salir a escena tenían temperaturas muy bajas. Solicitamos a las autoridades buscar una solución alternativa para calefaccionar estos espacios y colocaron 2 estufas hogareñas que no alcanzan para elevar la temperatura de espacios tan amplios», afirmaron los integrantes del cuerpo de baile en una carta dirigida al público vía Facebook.

«Lamentamos que las autoridades no gestionaran una solución urgente para evitar la cancelación de tantas funciones. Sabemos la molestia que sienten como público que deben solicitar la devolución de las entradas. Nos avergüenza que no tengan respuestas para ustedes. Los bailarines estamos dispuestos a cumplir con nuestras fechas y a la espera de una pronta resolución», completaron.