«Hola Luis. Hoy te escribo para contarte algo importante y hacerte un pedido muy especial». Con tono intimista y llamándolo por su nombre de pila, la gobernadora María Eugenia Vidal le envió una carta a un desaparecido de La Plata en la última dictadura cívico-militar. La nota fue dirigida a Luis Ignacio López Comendador, secuestrado el 27 de junio de 1977, a quien le pide que la vote: «te pido que nos acompañes y juntos reafirmemos el cambio que elegimos en la provincia. En esta elección cada voto cuenta y te necesito», culmina el texto.

La carta personalizada es parte de la campaña de Vidal en la provincia, y demuestra que los desaparecidos continúan en el padrón electoral y que la gobernadora está realizando una descomunal campaña de uno a uno, que con un despliegue increíble de recursos está entrando en todos los hogares.

Luis López Comendador tenía veinte años el 27 de junio de 1977, cuando fue secuestrado en La Plata. Era estudiante de Veterinaria en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y militante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP). Pero antes había militado en la Unión de Estudiantes Secuendarios (UES) cuando estudiaba en el bachillerato de Bellas Artes. Lo conocían como «Tribi» o «Loco».

«Ayer a la mañana llegó al departamento donde él fue desaparecido una carta de la gobernadora Vidal pidiéndole su voto. Desde ya ni él ni yo vamos a votar por ella», dijo su hermana, Alejandra López Comendador, en un video en el que hizo pública la noticia.

La carta personalizada de Vidal pidiendo el voto.

La carta de Vidal llegó a la casa donde todavía viven sus familiares, la misma de 57 e/ 12 y 13, desde donde fue testigo del secuestro del poeta platense Luis Favero y su compañera, Paula Álvarez, tres días antes de que se lo llevaran a él.

En la nota, Vidal invita al desaparecido a que la acompañe a «construir el futuro», ese que le fue vedado por la dictadura cívico-militar hace 42 años.