Trabajadores del hospital Sor María Ludovica repudiaron la presencia de personal policial en el establecimiento con el objetivo de amedrentarlos, tras la realización ayer de una asamblea en la que analizaban el posible cierre del Jardín Maternal del establecimiento, una medida que perjudicaría a numerosas familias vinculadas al centro de salud.

Finalizada con total normalidad la asamblea y la conferencia de prensa convocada por CICOP-ATE, «personal policial de la Comisaría Quinta se presentó en nuestro espacio de trabajo buscando personalmente a dos compañeras referentes gremiales en el servicio donde desarrollan sus actividades laborales», denunciaron las organizaciones en un comunicado.

Los agentes de la Policía bonaerense refirieron «recibir órdenes de la Departamental para controlar el desarrollo de la actividad, y mencionaron que sus superiores se anoticiaron de la jornada por redes sociales», revelaron los representantes de CICOP-ATE del emblemático Hospital de Niños platense.

«La actividad se desarrolló con normalidad, con gran participación de la comunidad hospitalaria y la institución educativa en cuestión, logrando avanzar en la resolución del conflicto», dijeron los gremialistas, quienes añadieron que responsabilizan del amedrentamiento «al gobierno provincial y exigimos el fin de las acciones que atentan contra nuestra libertad de organización».

«Estas expresiones autoritarias no nos harán retroceder en la pelea por los derechos de lxs trabajadorxs y de la población», enfatizaron los trabajadores.

«Como trabajadores de la salud no vamos a tolerar en plena democracia el regreso de prácticas represivas que remiten al pasado más oscuro de la Argentina», señaló Fernando Ferrara, delegado gremial de ATE.

«La libertad sindical y el derecho de reunión son expresos mandatos constitucionales que los gobiernos antipopulares y antiderechos de Garro, Vidal y Macri deben respetar, mal que les pese», amplió Ferrara, quien es candidato a concejal por el Frente de Todos platense en la lista que postula a la intendencia a Florencia Saintout.

«La asamblea se dio en el marco del cierre del Jardín Maternal que deja a niños en la calle, a padres preocupados y a docentes sin trabajo», explicó Ariel Longuinho, representante de CICOP en el hospital.

«Fue una asamblea de la que participó la Secretaría general de CICOP y la comisión directiva provincial, y luego de la asamblea se apersonó el comisario de la seccional quinta, con dos uniformados más, preguntando por dos compañeras con nombre y apellido, lo que tomamos como una actitud intimidatoria. Hay mucha preocupación de parte de los compañeros porque no quedó claro cuál era el objetivo de la presencia del personal policial dentro del hospital», reseñó Longuinho.

El conflicto alrededor del Jardín Maternal del hospital Sor María Ludovica se originó luego de que la Asociación Cooperadora del establecimiento analizara la posibilidad de tener que vender el inmueble en el que funciona el jardín para afrontar el pago de un millonario juicio perdido.

«Pero la Cooperadora inició un expediente para donar el edificio al hospital, tuvimos reuniones con funcionarios de Salud que se comprometieron a acondicionarlo, a ampliar el cupo de chicos y a nombrar más docentes para que el jardín tenga mayor capacidad, lo que es muy positivo», señaló Longuinho.