Por primera vez en más de treinta años, corre peligro la continuidad del Jardín Parental del Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata. Tras el anuncio de la cooperadora, que advierte que deberá vender el inmueble donde funciona el establecimiento, los trabajadores y trabajadoras del nosocomio se mantienen en alerta al ver en riesgo la continuidad.

Por este motivo, fueron delegaciones del gremio estatal ATE y del sindicato de profesionales de la salud bonaerense CICOP quienes ayer desarrollaron una asamblea en el lugar y una conferencia de prensa para advertir de la delicada situación que atraviesa uno de los casi cuarenta jardines parentales donde los trabajadores hospitalarios envían a sus hijos e hijas a diario.

«Este jardín maternal llegó a tener alrededor de cuarenta niños y niñas que concurrían a él, y actualmente están concurriendo seis niños. Este es el resultado de la falta de presupuesto que se ha destinado a la salud, y fundamentalmente la falta de prioridad hacia los distintos jardines maternales que dependen o que deberían depender del Ministerio de Salud», explicó la delegada de ATE en el Hospital de Niños, Eliana Aguirre.

En este caso, la cooperativa se ve obligada a poner en venta la casa donde funciona el jardín, como consecuencia de los gastos que la entidad deberá afrontar tras perder el juicio por una denuncia realizada hace varios años atrás.

«Lo que llevamos adelante fue una asamblea con miembros del hospital, delegados de ATE, de CICOP, madres y padres de los chicos que asisten al jardín. En principio, se decidió rediscutir opciones para poder evitar el cierre que estaba pautado para agosto. Ahora se abrió una instancia de reunión esta semana con autoridades del Ministerio de Salud bonaerense», dijo a Contexto el referente de CICOP del Hospital San Martín, Pablo Maciel, presente en la actividad de ayer por la mañana.

Una de las opciones que intentarán desarrollar entre autoridades y funcionarios del Ministerio es la posibilidad de que la cooperativa done el inmueble al Hospital y que entre la cartera administrada por Andrés Scarsi y el propio Hospital puedan hacerse cargo de la deuda contraída por la cooperadora.

Mientras tanto, los trabajadores y trabajadoras se mantienen alertas sobre el rumbo que pueda tomar esta negociación por el destino del Jardín Parental. «Pelearemos no solo por evitar el cierre, sino además por aumentar la oferta que tiene ese jardín, porque hay poco personal, poco espacio físico, y la demanda es mucho más grande», manifestó Maciel, quien advirtió sobre las dificultades para los trabajadores de la salud «de que puedan enviar a sus hijos a un jardín privado que se adecue a sus tiempos, en especial a las trabajadoras madres, sobre todo en tiempos de crisis y de salarios a la baja».

«Exigimos que en caso de que ya no haya marcha atrás con la venta de este inmueble donde funciona el jardín, se consiga un nuevo lugar, que se gestione, es una responsabilidad del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, tanto el ministro Andrés Scarsi como de la gobernadora María Eugenia Vidal, que tanta preocupación han manifestado por la salud pública, por los hospitales y por los niños y niñas», agregó Aguirre en diálogo con los medios.